Estás leyendo

El faraónico Espai Barça, a punto de ver la luz esta semana

BARCELONA

El faraónico Espai Barça, a punto de ver la luz esta semana

El faraónico Espai Barça, a punto de ver la luz esta semana

El Barça necesita 600 millones para financiar el proyecto. Sólo remodelar el Camp Nou costará unos 420 millones de euros.

El Espai Barça, proyecto faraónico por el que pasa el futuro del club azulgrana y que tiene en el Nou Camp Nou la joya de su corona, empezará a ser una realidad esta semana. El próximo miércoles, las partes (la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz; el concejal de Les Corts, Agustí Colom; y el comisionado de Deportes, David Escudé) esperan que se apruebe el proyecto de reordenamiento del entorno del Camp Nou, incluido en la modificación del Plan General Metropolitano. En la votación se necesitarán 21 votos de un total de 41 concejales.

Dicho proyecto incluye, además del nuevo estadio, un nuevo Palau Blaugrana donde está el actual Miniestadi (el club ha anunciado que la primera piedra del Estadi Johan Cruyff se pondrá en octubre de este año en Sant Joan Despí). También se construirán dos campos de las FCBEscola. Habrá 18.000 metros cuadrados destinados a oficinas, 10.000 a usos hoteleros y parkings subterráneos con 3.200 plazas para coches, 1.000 plazas de motos y 700 para bicicletas. Las zonas verdes pasarán de 6.657,7 metros cuadrados a 27.489 y el espacio deportivo, de 501 metros cuadrados a 1.446.

Los datos del proyecto Espai Barça.

El Barça asumirá 173.0000 euros anuales para contribuir a la financiación del transporte público en el área. Sólo reformar el entorno del Camp Nou (el proyecto ocupará 102.428 metros cuadrados de suelo público) le costará 122 millones de euros al Barça, pero los cálculos de la entidad estiman en al menos 600 millones todas las reformas. 420 millones de euros estarán destinados al NouCamp Nou.

El Espai Barça, por tanto, ha encontrado luz verde burocrática al proyecto y Bartomeu aseguró el pasado jueves en Catalunya Radio que las obras del Nou Camp Nou, proyecto del estudio japonés Nikken Sekkei, arrancarán en el verano de 2018. Sin embargo, el Barça necesita cumplir varias condiciones. La primera es que la deuda, de 280 millones según se anunció en la última asamblea general (el año anterior había llegado a 320 millones), descienda a 200 millones. Bartomeu se comprometió a no iniciar ningún proyecto si la deuda era superior a esa cifra, asunto que a día de hoy se antoja difícil y que habría que ver cómo soluciona.

Luego hay que encontrar los 600 millones para financiar el proyecto: el presidente del Barça asegura que más de un tercio procederá del naming rights (en octubre se iniciará la búsqueda definitiva de la marca que dará nombre al estadio pero el club se muestra optimista en los primeros sondeos realizados). Otro tercio procederá directamente de los ingresos del club y, finalmente se pedirá un crédito de unos 200 millones a una entidad bancaria. Y todo esto, con la promesa de no subir ni un euro la cuota a los socios, sólo el IPC anual. Un reto gigantesco, para algunos imposible, a punto de ver la luz.

El Nou Camp Nou lleva ya retraso

El 21 de abril de 2016, Josep Maria Bartomeu presentó el proyecto del Nou Camp Nou, la joya de la corona del Espai Barça. Anunció que las obras de remodelación del nuevo campo (para 105.000 personas) se pondrían en marcha a mediados de la temporada 16-17. Así que la obra, cuya duración se estima en cinco años, ya va con retraso. El sueño de que, como sucedió con Kubala en el paso de Les Corts al Camp Nou, Messi le diera la primera patada al balón en el nuevo estadio, empieza a parecer lejano. Messi acaba de renovar contrato hasta 2021 y para el nuevo estadio no hay fecha...

0 Comentarios

Mostrar