Estás leyendo

La altitud de Austria contra la evolución del motor Honda

F1 | GP DE AUSTRIA

La altitud de Austria contra la evolución del motor Honda

El McLaren Honda de Fernando Alonso.

Mark Thompson

El circuito está a 700 metros sobre el nivel del mar y exige mucho más al turbo en un GP decisivo para McLaren, Alonso y su fabricante de motores.

Austria

Ponía cara de boxeador a punto de salir al ring, movía la cabeza a un lado y a otro y respondía diciendo tanto sin decir nada. La estrategia de la presión. O lo que le salía en ese momento. No sabía Fernando Alonso, nada, o al menos eso contaba a los periodistas en los dos últimos grandes premios, sobre las supuestas mejoras de Honda. En el aire estaba esa 'Especificación 3' del motor japonés que se prometió como una evolución importante para el GP de Canadá y finalmente llega dos carreras después, en esta cita de Austria. Y lo hace con desafío incorporado, en plenos alpes austríacos, en altitud.

El Red Bull Ring es uno de los circuitos más bonitos del campeonato, como una bombonera de velocidad rodeada de picos de montañas con cumbres que llegan hasta casi los 3.000 metros en los Alpes, Seetal y Seckau y la cordillera de Tauern.

Aquí es donde Honda va a poner en marcha realmente y en los dos coches de McLaren su 'Especificación 3' en la unidad de potencia, una mejora que según sus cálculos les puede dar hasta 30 caballos más de potencia y les debe permitir estar, de manera regular, en la mitad de la tabla y acercarse en una carrera loca como la de Bakú a posiciones delanteras. Pero más allá de la competitividad está la fiabilidad y ahí tampoco el fabricante japonés se ha mostrado muy eficiente con averías constantes en su motor. Veremos de qué son capaces ahora con una evolución y en altitud.

Su máximo responsable, Hasegawa explicaba la situación: “Uno de nuestros mayores desafíos es la altitud. El circuito está a unos 700 metros sobre el nivel del mar y, por lo tanto, el turbo tendrá que girar a un ritmo mucho más alto para producir la misma cantidad de potencia. La eficiencia de la entrega también se verá afectada. Nuestra estrategia a la hora de gestionar la energía será clave para la carrera”.

Lo cierto es que ya en Bakú probaron el motor, el viernes en el monoplaza de Alonso, y podían haberlo utilizado el domingo en la carrera, pero era un riesgo excesivo y sin premio en teoría, porque el asturiano salía penúltimo. Ahora lo llevará en Austria porque está listo. “Hemos procedido al mapeo una vez de vuelta en la fábrica, haciendo uso de toda la información que recolectamos, y este fin de semana llevaremos la 'Especificación 3' para ambos pilotos. Creo que tenemos algunas mejoras en nuestra competitividad y estoy deseando ver nuestra actuación en Austria”, dice el japonés.

Es un gran premio decisivo que puede marcar, más allá de las mejoras que se esperan en la segunda mitad del año después del parón veraniego, el futuro de McLaren, Honda y Alonso en este campeonato. Y quien sabe si lo que está por venir…

0 Comentarios

Normas Mostrar