COPA CONFEDERACIONES

Sochi, los Juegos de Invierno en la capital del verano ruso

La ciudad en la que se jugará el Alemania vs. México albergó los Juegos Olímpicos de Invierno más calurosos de la historia.

Sochi
0
Sochi, los Juegos de Invierno en la capital del verano ruso

El Mar Negro penetra en Adler a través de la boca del río Mzymta, que parte por la mitad al krai de Krasnodar. El croar de las ranas, en sinfonía, musicaliza las noches. La Prosveshcheniya Ulitsa es un interminable malecón en el que desfilan torsos, otrora blancos, ahora tostados a fuego lento; las niñas se trenzan el cabello al estilo playero; las ninfas rusas batallan para recostarse sobre su toalla extendida sobre la playa de rocas; los puestos de comida destilan un olor a carne de cordero y cerveza de malta; las playeras, los imanes, las tablas de surf y los bloqueadores están de remate; las señoras entran en bikini a comprar el pan; un joven, envuelto en luces de neón, enrolla un algodón de azúcar al ritmo de Michael Jackson. Las laderas del Cáucaso custodian el valle, al fondo. Es Sochi, Adler, la ciudad de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2014.

Los de Sochi fueron los más calurosos en la historia de las justas invernales; las temperaturas rozaron los 15 grados centígrados. El clima, templado subtropical, supuso un reto para la Comité Organizador, que debió almacenar más de 450,000 metros cúbicos de nieve a través de un “termo sellado especial”, nieve que sería utilizada para rellenar las montañas de Krasnaya Polyana, a 30 minutos de Sochi, donde se realizaron las pruebas de esquí y campo traviesa. Finalmente, ninguna competencia fue cancelada por falta de hielo, sino por neblina. “Ni siquiera los locales recuerdan cuándo fue que tuvieron un invierno así (de caliente)”, declaró a la BBC Sergei Bachin, director de la estación de esquí Roza Khutor.

En verano, Sochi es el balneario predilecto de Rusia. Stalin mandó a construir su casa de veraneo, de verde militar, en plena rivera. La Bocharev Ruchei acoge las escapadas de Vladimir Putin del barullo del Kremlin. Es el último entronque ruso al sur, fronterizo con la turbulenta y separatista Abjasia y Georgia. En 2015, según el alcalde, Anatoli Pájomov, la ciudad recibió más de cinco millones de turistas. Pero, ¿por qué los Olímpicos de Invierno en la Rusia más templada? A Alexei, voluntario de FIFA, no le llamó la atención la decisión : “Nuestro presidente escogió la ciudad, porque es la mejor de toda Rusia. Sí, es cierto que es un lugar de verano, pero en las montañas hay mucha nieve en invierno. En la ciudad, eso sí, casi no cae nieve”.

En el Parque Olímpico, los aspersores refrescan a los comensales de las terrazas, los vendedores de Kvas (una cerveza rusa de baja fermentación) apenas se dan abasto, mientras el Palacio de Hielo, sede del hockey durante los Juegos, pareciera derretirse poco a poco. La que la capital del invierno olímpico ha sido, y será, la capital del verano ruso.

La playa de Adler.