Estás leyendo

España Sub-21 y su favoritismo

España Sub-21 y su favoritismo

México

Apuestas. Las apuestas dicen que España es la gran favorita en la Euro Sub-21 que comienza hoy para nosotros. Son los mejores jugadores, falta demostrar que también forman el mejor equipo, no siempre se da. Ni un solo futbolista del resto de selecciones participantes ha brillado en grandes equipos europeos como lo han hecho Saúl o Asensio esta temporada. Entiendo que ellos deben ser las referencias de un combinado que lo tiene todo: laterales ofensivos como Bellerín y Gayá, capos del centro del campo como Llorente, la calidad entre líneas de Denis o Ceballos, el desborde de Deulofeu, la velocidad de Williams y el olfato de Sandro. Siempre nos parece que la actual es la mejor Rojita de todas las ediciones, pero España tuvo grandes jugadores en una competición que se ha ganado cuatro veces. Conviene recordar.

Nuevo Zorrilla 1986. Se jugó en formato de ida y vuelta. Luis Suárez al mando y en la final su Italia, la de Zenga, Vialli, Donadoni y Mancini. Aquella Selección tuvo jugadores que se convertirían en mitos, caso de Sanchís, futbolistas como Eusebio o Begiristain que serían después campeones de Europa con el Barça y otros de buen recorrido en primera como Andrinua, Paco Llorente o Eloy. Se perdió 2-1 en la ida, por el mismo resultado se ganó en Valladolid. Salió cara desde el punto de penalti, después saldría cruz en el Mundial de México. El héroe fue Ablanedo parando cuatro penas máximas.

Rumanía 1998. España conseguía su segundo título, fue un 0-1 ante la Grecia que seis años después se proclamaría campeona de Europa en una de las mayores sorpresas de la historia del fútbol moderno. La selección de Iñaki Sáez, basó el campeonato en la solidez de su defensa encabezada por Salgado, García Calvo y el portero Arnau, había enorme calidad en las botas de Guti y Valerón, pero el indiscutible protagonista fue Iván Pérez, el Villa del campeonato, se ganó por la mínima y sin encajar los tres últimos partidos, los tres del hermano pequeño de Alfonso.

Dinamarca 2011. Luis Milla era el seleccionador, el equipo la tocaba de vicio, 0-2 en la final ante la Suiza de Shaquiri y Xhaka. No hubo color, aquellos jóvenes españoles hoy día son referencia en la Premier, Azpilicueta es campeón con el Chelsea y seguramente su mejor defensor. Herrera, que marcó de cabeza en la final, es el hombre de confianza de Mourinho en el United, qué decir de Mata. Thiago sería elegido mejor jugador de la final.

Israel 2013. Se revalidó título, seguramente La Rojita más espectacular, como en la primera, otra vez la final ante Italia, esta vez los Verratti, Inmobile o Insigne ni la olieron. Lopetegui enamoró con un equipo cuya base está llamada a dirigir el destino de España en Rusia: Koke, otra vez Thiago e Isco en el centro del campo, en ataque Morata y en portería como en 2011, David De Gea. Fue un 4-2 en una genial actuación del mayor de los Alcántara con tres goles, brilló Illarramendi, su torneo hizo que el Madrid lo firmara, no tuvo éxito. Hoy vuelve a tener opciones con la absoluta. Siempre fuimos buenos, la historia lo demuestra. No hay quinto malo. Suerte.

0 Comentarios

Normas Mostrar