NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

FINALES NBA | GOLDEN STATE WARRIORS-CLEVELAND CAVALIERS (1-0)

Los Cavs prometen ser "más físicos"; los Warriors se preparan

En la madrugada del domingo al lunes (02:00, Cero), se vivirá el segundo partido de las Finales entre el equipo de La Bahía y de Cleveland.

San FranciscoActualizado a
Andre Iguodala defiende Kyrie Irving.
Kelley L CoxUSA Today Sports

Los Warriors eran favoritos antes del arranque de las Finales y lo son mucho más después de un primer partido en el que acabaron aplastando en el segundo tiempo a unos Cavaliers desacertados, erráticos… y excesivamente tibios. La obsesión por parar los triples en transición de Stephen Curry y Klay Thompson permitió hasta seis mates de Kevin Durant solo en la primera parte, en la que los Warriors fallaron hasta ocho bandejas y aun así solo ganaban por ocho. Demasiados tiros fáciles cerca del aro y demasiadas pérdidas (1-12 en la primera mitad, 4-20 total), sin un solo robo de los de Ohio (récord negativo en un partido de la Finales) que permitieron correr en transición y lanzar hasta 20 tiros más a unos Warriors no precisamente acertados en el tiro más allá de Kevin Durant y Stephen Curry.

Los Warriors, al estilo de lo que los propios Cavs hacen con sus rivales del Este, leyeron a la perfección el partido y castigaron a una defensa que no ha sido gran cosa en todo el año y que era incapaz de protegerse en todos los frentes: 42 puntos locales en la zona en la primera parte (incluso con esos ocho canastas fáciles falladas) y nueve triples en la segunda. “No se puede dejar a Kevin Durant tan liberado. Cogió ritmo nada más empezar, pudo correr en transición, hizo cuatro o cinco mates y eso abrió de par en par todas las opciones a su ataque…”.

Así que el campeón tiene claro cómo poner en marcha su reacción y no encajar mañana un 2-0 que sería una tremenda losa camino de Cleveland: subir mucho el tono físico, no conceder tantas posesiones extras ni tantas posibilidades de correr a los Warriors, volver a ser duros en el rebote de ataque… Un tipo de partido mucho más cerrado y exigente en el cuerpo a cuerpo. “Tienen que sentir que estamos ahí, son muy buenos en ataque y en defensa y son muy agresivos constantemente. Tenemos que ser capaces de estar a ese nivel todo el rato”.

Y Tyronn Lue insiste en la misma línea: "En realidad se quedaron en un 42% en tiros. Si les quitas esos 20 tiros de más que lanzaron, habría sido un partido totalmente distinto". Así que los Warriors, lejos de caer en un exceso de confianza (se dejaron remontar un 2-0 y 3-1 hace un año…) que sí empieza a sentirse en su entorno, asumen que el campeón no será el rival timorato del jueves y se preparan para un partido de exigencia máxima: "Supongo que serán mucho más físicos para intentar frenar nuestro juego", dijo Klay Thompson.

Mike Brown, que llevó a los Cavs a la de LeBron a la Final en 2007 y que en principio volverá a ejercer de head coach aunque el regreso de Steve Kerr no está descartado, también avisa: "No sé si tratarán de poblar la parte de atrás para evitar nuestras canastas fáciles pero sé que harán ajustes y jugarán mejor. Sé que serán un equipo mejor mañana. Son conscientes de que no jugaron bien y se habrán encerrado en la sala de vídeo para preparar un nuevo plan… LeBron ya advirtió de que no es fácil simular lo que hacemos pero ahora tienen un partido real para analizar y sacar nuevas ideas".

Los Warriors no se fían, los Cavaliers confían en sí mismos y los dos saben que un 2-0 puede sonar a muy determinante camino de Cleveland por mucho que acabara no valiendo para nada en 2016. Así que el partido mañana (02:00 hora española, 17:00 en la Bahía) promete emociones fuertes.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?