NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

FINALES NBA

Descanso: Draymond Green, 5 partidos y 239 minutos menos

El ala-pívot solo ha recibido una técnica y ni una flagrante en los playoffs del Oeste, por lo que el riesgo de suspensión también es ahora mucho menor.

OaklandActualizado a
OAKLAND, CA - MAY 31: Draymond Green #23 of the Golden State Warriors warms up during a practice for the 2017 NBA Finals at ORACLE Arena on May 31, 2017 in Oakland, California. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement.   Ezra Shaw/Getty Images/AFP
 == FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==
EZRA SHAWAFP

Los Warriors querían sortear el Oeste con la mayor celeridad posible porque sienten que la final de Conferencia de 2016, aquellos tremendos siete partidos contra los Thunder, les quitó un porcentaje demasiado alto de energía, lo que desembocó en su histórico colapso en las Finales ante los Cavs. Antes, se habían exprimido para alcanzar el 73-9. Y en las aparentemente mansas primeras rondas, Stephen Curry sufrió los problemas de tobillo y rodilla que le impidieron jugar al 100% después. Ante los Thunder comenzó a acumular una carga excesiva la espalda de Andre Iguodala, que después hizo crack. Como lo hizo Andrew Bogut. Y los Warriors perdieron. No solo por eso pero en buena parte por todo eso.

Así que este año han corregido el plan: Regular Season con obvia dosificación de esfuerzos y el primer 12-0 de la historia en ruta hacia las Finales. Un camino plácido en el que no hay que lamentar lesiones graves… ni problemas disciplinarios de Draymond Green. Porque la sanción del ala-pívot para el quinto partido por acumular cuatro puntos de faltas flagrantes tras su patada a LeBron James es otro de los factores que los Warriors siguen sintiendo como decisivos. Por ahora Dray no ha sido testado en situaciones de máxima tensión, pero parece como mínimo más consciente de hasta qué punto le buscarán los rivales cuando necesiten hacerlo y, por lo tanto, más capaz también de controlarse: en los 12 partidos disputados en estos playoffs solo le han señalado una técnica y no lleva en la mochila ni una flagrante. El año pasado sumaba cinco técnicas… antes de las Finales (siete también implican partido de suspensión).

Más allá de lo disciplinario, el calendario se ha aliado con los Warriors, que han puesto de su parte al barrer en las tres eliminatorias del Oeste a Blazers, Jazz y Spurs. En los últimos 63 días (30 de marzo-31 de mayo) solo han jugado 19 partidos y han tenido 44 días sin competición. Ya en Regular Season 11 de sus últimos 16 partidos los jugaron en su pista, solo han pasado lejos de casa 13 de los últimos 68 días y cuando lleguen a Cleveland para el tercer partido de las Finales será su primera visita al Este en 94 días. La situación, riesgo de oxidación al margen, es desde luego óptima: hace un año solo tuvieron dos días de descanso entre el séptimo partido ante los Thunder y el primero contra los Cavaliers. Hoy abren la Final 2017 diez días después de haber finiquitado el 22 de mayo a los Spurs.

En total, los Warriors jugaron 24 partidos en los playoffs 2016, 14 entre la final del Oeste y la lucha por el título, a la que llegaron con 17 a sus espaldas. Ahora solo han jugado 12 así que no pasarían de 19 en ningún caso. Ahí, sin embargo, no tienen apenas ventaja con respecto a los Cavaliers, que han marchado en 12-1 (12-2 en 2016) hacia las Finales y que cerraron el Este ante los Celtics el 25 de mayo. Si se analizan los datos recopilados por la prensa de la Bahía (San Francisco Mercury News), se encuentran datos que pueden resultar diferenciales en la resolución de la lucha por el título: Draymond Green llega a las Finales con 239 minutos menos en playoffs que hace un año y Andre Iguodala, que no ha jugado todos los partidos por unas molestias de rodilla, con 251 menos. Son, obviamente, dos jugadores esenciales a la hora de tejer la red defensiva con la que los Warriors tratarán de parar (o minimizar en la medida de lo posible, o al menos incordiar…) a LeBron James.

Hace un año, los Cavs tuvieron tres días más de descanso antes de las Finales tras su 4-2 a los Raptors. En estos playoffs, LeBron James ha jugado ya 497 minutos, el que más de todos los actores de la Final. Igual que en Regular Season, donde sumó 2.794. En total, 3.291 minutos antes del primer balón al aire en el Oracle. El que más ha jugado de los Warriors en total, Klay Thompson, llega en 3.063.

En los playoffs, Draymond Green ha jugado 416 minutos antes de la Final (639 hace un año), Klay Thompson 413 (603) y Stephen Curry 412 (379, se perdió seis partidos por lesión en las dos primeras rondas). En los Cavs: LeBron 497 (528), Kyrie Irving 420 (501) y Tristan Thompson 400. La gestión de los problemas físicos han hecho además que ni Kevin Durant (334, dos partidos de baja) ni Andre Iguodala (278, uno ausente) hayan acumulado tampoco una carga excesiva.

Números que pueden explicar unas cuantas cosas, o como mínimo aportar un contexto esencial, de las muchas que van a suceder a partir de esta noche, especialmente si la Final se alarga…

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?