El estreno mundial de Vietnam

MUNDIAL SUB 20

El estreno mundial de Vietnam

El estreno mundial de Vietnam

KIM HEE-CHUL

EFE

'Las Estrellas Doradas' debutan en una competencia FIFA en el Mundial Sub 20. El país, históricamente, fue conocido por su cruenta guerra en los 60-70.

Ciudad de México

Los helicópteros que sobrevuelan las junglas. El grito de Phan Thị Kim Phúc, con su piel carcomida por el napalm. El fuego que arrasaba el bambú y los soldados que se abalanzaban a los ríos para huir del fósforo blanco. Vietnam, el lejano remanente de la Indochina francesa, remonta al imaginario colectivo a las atrocidades de su cruenta guerra; primero, un conflicto local, después, tras la intromisión de Estados Unidos y la Unión Soviética, la arena donde aterrizó la Guerra Fría. El país, a pasos lentos, se ha repuesto. Su economía es la número 48 del mundo por volumen de PIB, que ha crecido un promedio de 7% en los últimos tres años. 

Pero Vietnam también es fútbol. Así lo ha pretendido demostrar el seleccionado Sub 20 que ha logrado la hazaña más importante en la historia de su balompié aún incipiente: poner la bandera de la estrella dorada en una competencia oficial FIFA de 11 jugadores (ya habían jugado en el Mundial de Fútbol de sala 2016). El equipo dirigido por Hoang Anh Tuan llegó a la cita tras imponerse a Corea del Norte, Bahréin e Irak en la clasificatoria previa. Anh, nacido en Hanoi, conformó una plantilla que milita exclusivamente en escuadras locales que fue encuadrada en el grupo E de la Copa del Mundo, junto a Francia, Nueva Zelanda y Honduras. En su primer partido, el 22 de mayo, los asiáticos empataron a 0 contra los oceánicos en Cheonan, ante la presencia de 2,000 aficionados vietnamitas. "Hemos escrito un fantástico nuevo capítulo en la historia de nuestro fútbol", apuntó a FIFA.com el capitán Quang Hai Nguyen, fanático de Fernando 'El Niño' Torres y futbolista profesional desde los 13 años. Anh Tuan resaltó la importancia del punto pero no hizo doblar las campanas: "Fue solo un punto; uno de nuestros objetivos era ganar respeto y creo que lo hicimos". 

Al final del encuentro, los jugadores se acercaron a las gradas para agradecer el apoyo. 2,000 aficionados ataviados de rojo y dorado, la mayoría viajó 3,000 kilómetros desde Vietnam para presenciar el histórico momento. 2,000 aficionados que convirtieron el Cheonan Complex en el Mỹ Đình National Stadium de Hanoi, caldeado, inmenso, leal. El segundo partido, ante Francia, no tuvo tan buenas noticias. 4-0 en contra. Pero, al final, el tropiezo no ha sido tan perjudicial. Si lograra derrotar a Honduras en el cierre de la fase de grupos, tendrán grandes probabilidades de acceder a los octavos de final como uno de los mejores terceros lugares. Para que la historia siga. Para que los goles borren los gritos del napalm carcomiendo la piel.

0 Comentarios

Normas Mostrar