MOTOGP | GP DE FRANCIA

Maverick: "Estaba esperando el toque con Rossi al final"

"Sentía que yo estaba ahí atrás. Donde se ha ido largo, creo que tenía claro que si ahí frenaba normal le hubiera adelantado", dijo el vencedor en Le Mans.

Le Mans
0
Maverick Viñales.
AFP

La tercera victoria del año para Maverick Viñales supuso su regreso al liderato y la satisfacción de ganar por vez primera a Valentino Rossi en un mano a mano de última vuelta por la victoria. Considera que es más importante la de Qatar que esta de Le Mans, pero está encantado de la vida.

-¿Cómo sabe una victoria contra una leyenda como Rossi?

-Muy difícil. Hoy estaba realmente fuerte Valentino. Me ha exprimido al máximo, porque en la última vuelta he dado todo lo que tenía. Cuando he visto que ha cometido el primer error, he soltado los frenos y he metido la moto como he podido. A partir de ahí, he intentado frenar muy tarde, cerrar los huecos. Ha sido espectacular. Me ha recordado a mi primera victoria aquí con Terol, que lo di todo.

-¿Le ha sorprendido el doble fallo de Valentino?

-No he visto el segundo fallo. Pero en el primero ha frenado tardísimo, porque sabía que yo frenaba muy tarde en ese punto y ha querido tapar el hueco en ese punto. Esta mañana hemos cambiado la moto en el warm up buscando una moto que frenara más fuerte, preparando una última vuelta.

-¿Cómo ha vivido las últimas curvas?

-No sabía que Vale se había caído y estaba esperando el toque con él. Me estaba preparando para lo peor, pero he tapado todos los huecos bien y cuando he entrado en la última curva he visto que nadie me metía rueda y he sabía que era mía.

-¿Qué hubiera hecho en caso de batalla hasta la meta?

-No tenía estrategia, hubiera sido improvisar. Si él hubiera estado delante hubiera intentado adelantarle en la última curva, porque durante todo el fin de semana era muy fuerte ahí, pero Valentino también tenía un buen paso por curva ahí.

-Cuando e ha adelantado Valentino, ¿ha pensado en algún momento en conservar el segundo?

-Me ha hecho un buen adelantamiento porque cuando me ha pasado me ha bloqueado, y cuando ha acelerado me ha sacado tres o cuatro motos que luego me ha costado mucho recuperarle. Pero pensaba en darlo todo y de hecho he entrado en la primera curva como en la calificación, con los ojos cerrados y pensando ‘si la hago, la hago…’.

-¿Ha podido fallar él por su presión?

-Yo creo que sí, porque Valentino sabía que estaba ahí y en la curva anterior ya estaba muy enganchado a su moto. Así que sentía que yo estaba ahí atrás. Donde se ha ido largo, creo que tenía claro que si ahí frenaba normal le hubiera adelantado.

-Ha tenido un susto también cuando ibas detrás de Rossi. ¿Qué ha pasado?

-Ahí iba muy enganchado a Valentino así que he perdido más de lo que podía ganar. Pensaba que se me había ido la carrera porque quedaban sólo dos vueltas y perdía medio segundo. Después me he vuelto a enganchar en el T4 y en la siguiente vuelta estaba ahí en el T1, preparando el ataque.

-Viendo las caídas que ha habido, ¿han arriesgado demasiado en esas últimas vueltas?

-Creo que sí. De pasar de hacer 1:32.7 a 1:32.2… Sí que hemos arriesgado. He empezado a cambiar mapas en la moto a ver si me daba un poco más de potencia pero iba igual.

-¿Cómo de importante es esta victoria para el campeonato?

-Muy importante, porque Austin fue una lástima y Jerez un desastre. Y llegar aquí y sentirme bien desde el principio sienta bien. Y encima vuelvo a recuperar el liderato.

-¿Y qué opina del segundo de Zarco?

-Sabía que al principio iba a dar mucha guerra porque salía con blando, pero una vez que he calentado el medio me encontraba mejor y he podido adelantarle. Ha hecho un buen trabajo porque con blando/blando ha llegado hasta el final.

-¿Cómo será la revancha de Rossi en Mugello?

-Puede ser divertido, pero Mugello también es una buena pista para mí. Con la Suzuki tuve un buen resultado el año pasado donde podía haber optado a podio. Es un buen circuito para mi estilo.

-Pedrosa ya es segundo...

-Contento por él, se lo merece y es uno de los más fuertes del Mundial. Será uno de los más duros rivales al título.