Temas del día Más temas

NFL

Top cinco de receptores que deben demostrar su valía en 2017

Estos jugadores tienen que mostrar porque los equipos les eligieron en primera ronda del draft, o en el caso de Pryor, si es capaz de repetir las 1000 yardas.

Los Miami Dolphins esperan mucho de Davante Parker esta temporada.

La NFL es una liga en constante evolución. Los equipos realizan un gran número de incorporaciones cada offseason lo que hace que lograr un hueco en el roster final de 53 jugadores y mantenerse por años sea una tarea difícil. Si hablamos de ser titular la cosa se pone aun peor. Todas las posiciones del campo sufren de esta complejidad, sin embargo es más acuciante en las posiciones denominadas de “Talento”.

Ser un receptor titular, fiable y constante está al alcance de muy pocos. Los equipos no dudan en cambiar rápido de armas aérea si estas no funcionan. Por eso vamos a echarles un ojo a esos jugadores que por su posición en el draft o por el contrato que se les ha dado, deben rendir por encima de lo que hicieron el año pasado, si no quieren ver cómo sus equipos empiezan a explorar otras opciones.

Top cinco de wide receivers que deben dar un paso al frente

 

1º Devante Parker

El receptor de tercer año llegó a la NFL en el draft de 2015 siendo elegido en el pick 14 de la primera ronda por los Miami Dolphins. La franquicia buscaba dar armas a su joven quarterback y formar un grupo de receptores que fuese capaz de competir con las buenas defensas de su división (Jets, Bills y Patriots).

Parker sufrió mucho en su primer año, se le llegó a catalogar de “bust”. Logró 494 yardas y tres anotaciones de touchdown, pobre bagaje para un jugador que venía con la vitola de estrella en ciernes. Su segunda temporada comenzó por los mismos derroteros pero, poco a poco, empezó a tener el rol de WR 1 que debe tener y terminó el año dejando buenas sensaciones. Este año debe ser el suyo. No creo que se le deba exigir estar a la altura de los Mike Evans, OBJ o A.J Green, pero sí debería lograr su primera temporada de 1000 yardas y ser un habitual en el Red Zone los domingos.

 

2º Laquon Traedwell

Estamos ante el jugador que debe dar el gran paso al frente. Traedwell llegó a la NFL para ser poco menos que el arma definitiva de Teddy Bridgewater. Un receptor grande, de posesión y con muchísimo potencial en la red zone. Pero todo salió mal. El jugador, según los miembros del staff de los Vikings, necesitaba aprender mucho. Formarse física y tácticamente y no contó en los planes, sumado a la terrible lesión de Bridgewater, hicieron de su primera temporada la “NADA” absoluta.

Este año tiene que empezar a demostrar porqué en el College fue una estrella. Porqué los aficionados al football le miraban y veían en el al nuevo Brandon Marshall, es mucho decir, pero sí tiene ese físico y esa capacidad para bajar cualquier balón que pase cerca de él. Traedwell será una de las historias de la NFL 2017, haga lo que haga.


3º Breshad Perrimam

Los Baltimore Ravens se enamoraron de su velocidad. También llegó a la liga en 2015 y también en primera ronda (pick 26). Su primer año se lo pasó en blanco por una lesión en la rodilla. La temporada pasada vivió entre dos aguas. No lograba imponerse como WR en profundo, puesto que ocupó Mike Wallace, ni logró una conexión con Flacco que le convirtiese en objetivo principal, para eso estaba Steve Smith.

Los Ravens no se han reforzado demasiado en ataque y, en parte, es porque confían en Perriman. El jugador está muy motivado, parece que ya está totalmente recuperado de su lesión y que ha realizado trabajos extra para demostrar porque los córvidos no se equivocaron eligiéndole en primera ronda. Más le vale demostrar todo su potencial, por su bien y el de Flacco y compañía.


4º Terrelle Pryor

Un caso extraño el de Pryor. El jugador llegó a la NFL para ser un quarterback de la nueva ola. Muy físico y con un potente brazo. Sin embargo, no terminó de convencer a los entrenadores, que vieron en él potencial de receptor.

Este sí que dio un paso al frente. El año pasado peleó con los mejores receptores durante todo el año, terminó con 1007 yardas de recepción y 4 TDs. Su gran temporada le ha valido un contrato por 6 millones de dólares y un año con los Redskins. Precisamente por eso debe dar el do de pecho, otra vez. EL jugador tiene 27 años y si logra una nueva temporada de 1000 yardas estará en disposición de pedir un contrato importante, el objetivo de todos los jugadores en la NFL.


5º Corey Coleman

La otra cara de la moneda en Cleveland es Corey Coleman. El habilidoso receptor llegó a los Browns en 2016, siendo elegido en el pick 15 de primera ronda. Los Browns vieron en él un jugador capaz de ganar muchas yardas después de atrapar el balón e, igualmente, peligroso en profundo.

Durante el año se perdió seis partidos por algunos problemas físicos, sobretodo en el hombro. Sus características casan muy bien con el plan de juego que se puede intuir que usarán los Browns este año, por lo que debe ser un jugador muy participativo en el juego y formar una buena dupla con Kenny Britt.

Hay más jugadores que podrían estar en esta lista, especialmente Kevin White, pero cómo tiene un quarterback nuevo, sea el que sea el titular, no le vamos a pedir que rinda por encima del resto. Primero que demuestre que no es de cristal, cómo parece ser, y ya le iremos exigiendo. Potencial tiene para ello.