Quiero quedar octavo

Quiero quedar octavo

México

Quiero quedar octavo. Me apetece. Es verdad que al octavo no le dan ni la medallita de latón que le dan a los participantes junto con una botellita de agua y un plátano en cualquier carrera pedestre que se precie. No es por la propina de los derechos televisivos. Que somos un club pudiente oiga, no me venga con calderilla y quédese el cambio. No es por el hecho de que los jugadores no se rindan antes de tiempo, al fin y al cabo ganar es su trabajo. Tiene que ver con que supone quedar por encima de clubes peores que el nuestro y que han hecho un temporadón. Eibar, Alavés, muy bonito lo suyo pero se acabó la broma. Bajen del escenario que esa plaza es nuestra. Pónganse por debajo, donde han estado toda la vida.

Es un motivo que expresaba nuestro primer himno, el de Ricardo Pastor: “Somos entre los grandes, siempre el más modesto. Nos corresponde este puesto y orgullosos de él hemos de estar”. Una frase que muchos aborrecían, pues expresaba mediocridad, y por ello lo suprimieron. ¿Mediocridad?, quizá. Pero también pedigrí. Clase media alta de la Liga. Lo que siempre fuimos. Ser octavos es que te den en las narices con la puerta de la fiesta. Quedarse en el felpudo. Pero también es ser el primero de la cola.

0 Comentarios

Normas Mostrar