McLaren y la gasolina: Alonso pierde un segundo por vuelta

FÓRMULA 1 | GP DE CHINA

McLaren y la gasolina: Alonso pierde un segundo por vuelta

Fernando Alonso con el McLaren-Honda en China.

LYNN BO BO

EFE

El asturiano se verá obligado a ir más despacio en la mayor parte de las vueltas del gran premio y a hacer un pilotaje menos agresivo.

Shanghái

¿Les ha pasado alguna vez? A mi sí, varias. Soy un desastre, lo admito. Les hablo de esos momentos en los que el coche está con el indicador de gasolina iluminado, pero vas más despacio, sin acelerar en las bajadas, al ralentí casi después… intentando no quedarte parado sin combustible. No es una buena sensación, nada buena. A veces ni siquiera así solucionas nada y el coche se queda sin alimento parado en mitad de la carretera. Pues ahora imaginen que les pasa algo similar, pero con un monoplaza de Fórmula 1, ese prodigio de la técnica que, en teoría, debiera estar diseñado para ir lo más deprisa posible en cada metro de la pista, en cada instante de cada vuelta. Pero no. Eso le sucede a Fernando Alonso con su McLaren Honda.

El asturiano pierde algo más de un segundo por vuelta porque su coche consume demasiado y tiene que ahorrar combustible, y además se ve obligado a modificar su estilo de pilotaje para hacerlo más suave y menos agresivo. Porque además está el asunto de las vibraciones del motor, el propulsor japonés produce demasiadas en su funcionamiento normal y corre el riesgo de romperse si le someten a más presión por lo que el asturiano debe evitar, por ejemplo, el paso por los pianos de la manera en la que siempre suele hacerlo.

El propio Alonso reconocía el problema en Shanghái: "No es sólo que el motor tenga poca potencia, también tiene problemas de fiabilidad, de consumo y muchas implicaciones en el pilotaje, no podemos conducir normal ya que tenemos que hacerlo siempre teniendo el cuenta el motor". Así que además de 140 caballos menos y 130 km/h por hora en las rectas tenemos que sumar ese segundo por vuelta de consumo. Esto tiene conclusiones negativas, pero alguna positiva: saben cual es el problema y solo si solucionasen alguna de estas variables darían un gran salto adelante. "El chasis va bien, en las curvas somos competitivos", recordaba Fernando. Están a cerca de tres segundos de los mejores, uno por consumo, uno y medio por rendimiento y medio por aerodinámica y chasis.

Alonso necesita una solución. Ya. "Entiendo que en el primer año llegasen todas las dificultades y también que en el segundo año creciéramos juntos y fuéramos a mejor, pero en este tercer año, en términos del motor, hemos dado un paso atrás y tenemos más problemas que el año pasado, es difícil de entender", reconoce el bicampeón. Mientras la solución llega seguirá mirando al indicador de gasolina en su coche… intentando que no se pare.

0 Comentarios

Normas Mostrar