Otra paliza del Real Madrid de Gustavo Ayón al Barça

REAL MADRID 85 -BARCELONA 69

Otra paliza del Real Madrid de Gustavo Ayón al Barça

Otra paliza del Real Madrid de Gustavo Ayón al Barça

JuanJo-Martin

EFE

MVP para Llull con récord de valoración y +55 a los de Bartzokas en dos partidos. El Madrid no necesitó hacer un gran partido para doblegar a un deprimido Barcelona.

México

Pablo Laso se llevó su Clásico número 50 como entrenador del Real Madrid. Presume de balance (29-21) y su equipo sigue líder de la Euroliga a tres jornadas del final. Se ha asegurado, además, la ventaja de pista en el playoff de cuartos.

El Madrid despidió la primera parte ya 14 arriba (41-27) tras un triple lejano de Llull sobre la bocina por aquello de no perder la costumbre. Pero no había jugado bien, no durante demasiados minutos. Le vino a ver un par de veces la caraja, entró en la pelea de quién perdía más balones y de manera más tonta (aunque ahí el Barça es imbatible: doce en los primeros 16 minutos) y el técnico blanco tuvo que abortar precipitadamente el reposo del guerrero Llull. El resultado se estrechaba: del 21-11 tras una gran defensa al 22-20.

Apenas un puñado de buenas acciones culés en el segundo cuarto y poco más. Diagné iba de cabeza a por cada balón en un equipo deprimido y sin líder (ni Rice ni Tomic lo son ahora). Y sin capitán a bordo, que es más grave. Se esperaba una reacción torera, pero no hubo ni atisbo. Solo más hundimiento pese al buen día en el tiro de tres (14 de 25), que si no... Mientras, la grada hurgaba en la herida: “Adiós, Euroliga, adiós”. Es la peor temporada europea en la historia azulgrana: 10 triunfos y 17 derrotas, de momento. Y dos tropiezos ante el Madrid por un acumulado de 55 puntos (el 63-102 de la ida fue la mayor paliza de siempre en el Palau).

El Barça ni siquiera sujetó sus nervios, y Bartzokas menos que nadie. Desquiciado, forzó su expulsión por una segunda técnica en el minuto 19. Total impotencia y eso que el KO no le cogió en caliente, sino que había llegado la noche de antes. Desaprovechó la ocasión de limpiar la mente y optó por seguir en un bucle traumático de difícil salida. Incluyan ahí la agresión final de Tomic a Carroll.

La segunda parte resultó casi un trámite. Llull repartió juego para devolver la confianza a Ayón y encadenó ocho puntos para mantener la renta. MVP de la jornada con 32 de valoración en 25:36, récord personal en la Euroliga. Le sobró.

0 Comentarios

Normas Mostrar