México, al borde de la eliminación del Clásico Mundial

Clásico Mundial

México, al borde de la eliminación del Clásico Mundial

Clasico Mundial

Mexsport

El combinado nacional nuevamente perdió, ahora a manos de Puerto Rico por 9-4, por lo cual está con un pie fuera.

México está contra la pared, luego de sufrir el segundo descalabro consecutivo en el Clásico Mundial de Beisbol, que se disputa en Guadalajara. Cuando parecía que la reacción ante el favorito Puerto Rico podía llegar, han aparecido las fallas. Y el Tricolor ha pagado caro: derrota por 9-4.

Miguel “Mariachi” González, de los Medias Blancas de Chicago, había dicho que al pararse en la lomita del Estadio Charros, cumpliría uno de sus sueños: lanzar en su tierra. El nacido en Pegueros, Jalisco, está frente a su público. Pero el arranque de su actuación es más bien una pesadilla.

El primer bat de Puerto Rico, Ángel Pagán, le conecta un sólido hit, por jardín izquierdo. Y el siguiente en el turno, Francisco Lindor, impacta de forma impresionante. La bola viaja por toda la parcela izquierda. Pasa por encima incluso de la publicidad. Cuadrangular de dos carreras, apenas en el inicio del encuentro.

México responde en la baja de ese mismo episodio. El hit por jardín izquierdo de Brandon Laird trae a Esteban Quiroz hasta la caja registradora. El cuadro que dirige Édgar González acorta distancias en el repleto Estadio Charros, que pese al lleno en la tribuna, se siente más bien frío.

Para el tercer capítulo, Ángel Pagan conecta un nuevo hit. Enseguida, se roba la segunda base. Y anota la tercera de Puerto Rico gracias a un sencillo productor de Carlos Beltrán. Los boricuas estiran nuevamente la ventaja sobre el cuadro local, que sigue en shock tras la agónica derrota en su presentación frente a Italia (10-9).

El quinto inning abre con una base por bolas para Reymond Fuentes. Otro pasaporte para Ángel Pagan. Y es todo para el “Mariachi” González. Deja el encuentro después de completar cuatro únicamente entradas. Jacob Sánchez entra al relevo. Es el quien recibe el elevado de sacrificio del boricua Carlos Correa, que lleva a Fuentes hasta la caja registradora. El 4-1 para los visitantes.

En el sexto episodio aparece la desesperación por parte de la afición mexicana. Se agota la paciencia. Adrián González se para en la caja de bateo. Hay abucheos para el “Titán”. El primera base de los Dodgers de Los Ángeles, máximo referente de la novena nacional, ha estado lejos de la expectativa. De nuevo, es dominado.

“Deja vu” en la séptima entrada. Francisco Lindor en la caja de bateo. Swing poderoso. Batazo por todo el jardín derecho. Otra vez por encima de los espectaculares. Altura impresionante. Homerun solitario. Idéntico al del primer episodio. Pero ahora solitario y a lanzamiento de Giovanny Gallegos. El 5-1 de Puerto Rico.

Pero México sabe que luego de la derrota inaugural, está contra la pared. Intenta reaccionar en la parte baja del fatídico séptimo capítulo. Brandon Laird inicia con un doblete por jardín central. Le sigue un sencillo de Efrén Navarro. Hombres en las esquinas. “¡Sí se puede, sí se puede!”, grita la tribuna del Estadio Charros, que al fin despierta.

El hit de Chris Roberson impulsa a Laird. Enseguida, las fallas boricuas. El error del tercera base, Carlos Correa, al mandar un tiro demasiado elevado a segunda, permite que Xorge Carillo llegue a primera y Navarro anote. Es el 5-3 para México. Y enseguida se equivoca el lanzador Héctor Santiago: wild pitch que Roberson aprovecha para llegar a home. El daño es de tres carreras. El Tricolor se acerca 5-4.

Previo al arranque de la última entrada, el Clásico Mundial se mancha de violencia. Golpes en la tribuna baja. Los peloteros se acercan para pedir paz. El partido se interrumpe por unos minutos. Hasta que la policía interviene. Saca algunos aficionados de la zona donde más boricuas hay. Sólo entonces continúa el duelo.

Con dos outs en la pizarra, el cátcher mexicano, Xorge Carrillo, comete un error costoso. La pelota está en zona de foul. Cómoda para atraparla y terminar la parte alta de la novena. Pero la deja caer. Entonces, viene el descontrol total. El hit de Yadier Molina trae la sexta de los boricuas. Y el homerun de Javier Báez produce tres carreras para el 9-4.

La afición empieza a salir del estadio. Queda todavía una oportunidad, pero la molestia es grande, luego de que el daño pudo evitarse. La pizarra no se mueve más. México tiene ahora marca de 0-2 y Puerto Rico está con 2-0. La única esperanza nacional, es que los boricuas derroten el domingo a Italia y el Tricolor a Venezuela. Así, se provocaría un triple empate en segundo lugar, con 1-2 y se apelaría a los criterios de desempate.

0 Comentarios

Normas Mostrar