El más tonto hace relojes

El más tonto hace relojes

México

No hay lugar para la relajación en un torneo como la Champions, en el que el más tonto (se lo robo a Luis) hace relojes. “Con 2-0 iríamos más relajados. Así, no”, dijo Jovetic nada más terminar el choque con un castellano casi perfecto, y eso que solo lleva mes y medio en Sevilla. El montenegrino, que sumó otra asistencia más a su magnífica aportación, sabe que en esta competición de oro los detalles te clasifican o te echan a la calle. El Leicester mira con miedo el abismo del descenso y sólo dio una a derechas en el Pizjuán, pero ese acierto le bastó para llevarse un 2-1 que en la caldera de Inglaterra le mete el miedo a la gente sevillista. Costará pasar. Eso lo saben Jovetic, Sampaoli, Monchi, Castro y el sursum corda.

El Leicester no ha marcado en este 2017 un gol en la Premier y tampoco es que lo mereciera anoche demasiado. Pero un delantero como Vardy, que el año pasado fue pichichi, regresa en cualquier momento. Él marcó la diferencia del 2-0 al 2-1, la esperanza para una grada, la del King Power Stadium, que sólo necesitaba un hilo para agarrarse a la ilusión. Ojo que el Leicester ganó los tres partidos de Champions que disputó en su grupo. Ojo que el Leicester le pasó por arriba a todo un Manchester City por 4-2, resultado que le valdría para dejar al Sevilla compuesto y sin Champions.

0 Comentarios

Normas Mostrar