El ‘Zorro’, la gran alternativa española al ‘Ojo de Halcón’

TENIS

El ‘Zorro’, la gran alternativa española al ‘Ojo de Halcón’

El ‘Zorro’, la gran alternativa española al ‘Ojo de Halcón’

El sistema, inventado por el español Javier Simón, ha sido aceptado por la ITF, la ATP, la WTA y los Grand Slam y puede entrar en servicio cuanto antes
Criollos-Tomateros: Serie Caribe 2018 en vivo

México

Javier Simón, director general de la empresa FoxTenn Bgreen e inventor del sistema, con la que lleva ya cinco años trabajando, señala que "hay un aspecto tecnológico que nos diferencia del sistema actual (el ojo de halcón). Nosotros nos centramos en el momento de la verdad, que es el bote, y no en la trayectoria. Y añade: "los láseres y las cámaras están pensados para trabajar a una velocidad abismal. Queremos ser superprecisos con el bote".

"Lo que está claro es que nosotros no simulamos el bote, nosotros somos capaces de generar la imagen real del bote y es espectacular. Todo el mundo que lo ha visto ha quedado impresionado", afirma el creador de Foxtenn. E insiste: "el objetivo es que provoque una mejora, que suponga un boom que coloque al tenis español en la vanguardia de la tecnología en el deporte".

Aún no se conoce públicamente la fecha exacta en la que el Zorro aterrizará en los principales escenarios del tenis. "Pero será antes de lo que la gente pueda pensar. Puede ser relativamente rápido. La tecnología tiene que entrar en el deporte para mejorarlo", concluye Simón.

Del Cyclops al Foxtenn

El primer sistema electrónico en el mundo fue implantado en Wimbledon en 1980. Fue el Cyclops, y estaba basado en rayos infrarrojos que medían si las bolas entraban en el área de saque. El 22 de marzo de 2006, la estadounidense Jamea Jackson fue el primer tenista de la historia que pidió la revisión con el sistema del Ojo de Halcón en un partido en el circuito ATP.

Posteriormente, fue Harkleroad quien también pidió la revisión, convirtiéndose en la primera jugadora en tener razón en su petición. Esto sólo fue posible porque unas semanas antes, los organizadores del torneo recibieron de la ATP y la WTA permiso para instalar una nueva tecnología, llamada Hawk-Eye (también conocida como Ojo de Halcón). Este sistema fue creado por un joven matemático llamado Paul Hawkins en 2001. Su principal objetivo era llevar la tecnología primero en el cricket y después al tenis, pero se adelantó. El Abierto de Estados Unidos fue el primer evento del Grand Slam para adoptar el sistema electrónico del arbitraje en 2006, seguido de los meses posteriores del Abierto de Australia.   

Jamea Jackson fue el primer tenista de la historia que pidió el sistema del Ojo de Halcón.

En pistas donde queda una marca válida reglamentariamente, no se utiliza el ojo de halcón. De hecho, hay algún estudio que ha contrastado que superponiendo la revisión física de la marca y la revisión electrónica, el Ojo de Halcón se equivoca más de lo esperado. Si el tenista tiene razón, mantiene su número de reclamaciones, pero si se equivoca, pierde una. En el tie-break, los tenistas sólo disponen de una oportunidad, se hayan agotado o no las anteriores.

Actualmente el sistema se utiliza en todas las pistas, pero sólo puede cumplir la función de rearbitrar en pistas duras y de hierba. En las de tierra batida la bola ya deja una marca en el suelo. Ubicados en la planta superior de las instalaciones donde se dispute un torneo de la ATP, tres empleados de la empresa controlan cada pelota que se juega en la pista central.

Todos los datos son enviados por un súper ordenador, que es capaz de procesar más de 1billón de operaciones matemáticas por jugada. A los pocos segundos, las pantallas de control de los empleados de Haw-Eye Innovations se llenan de líneas y parábolas hasta que finalmente el sistema dibuja en 3D el punto que se acaba de jugar.

0 Comentarios

Normas Mostrar