presentado por
Competición
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Bundesliga
  • Euroliga
  • LaLiga Santander
  • Liga Holandesa
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • NBA
  • Serie A
Liga Ascenso MX Apertura
Alebrijes de Oaxaca Alebrijes de Oaxaca ALE

-

Atlético Zacatepec Atlético Zacatepec ZAC

-

Bundesliga
Euroliga
Zenit San Petersburgo ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Fenerbahce FNB

-

Alba Berlin ALB

-

Panathinaikos PAN

-

Olympiacos OLY

-

LaLiga Santander
Liga Holandesa
Ajax Ajax AA

-

Willem II Willem II WII

-

Liga Portuguesa
Ligue 1
Lille Lille LIL

-

Brest Brest BRE

-

Nîmes Nîmes NIM

-

Lyon Lyon LYO

-

NBA
Cleveland Cavaliers CLE

-

Orlando Magic ORL

-

Detroit Pistons DET

-

Indiana Pacers IND

-

Charlotte Hornets CHA

-

Brooklyn Nets BKN

-

Boston Celtics BOS

-

Denver Nuggets DEN

-

Chicago Bulls CHI

-

Golden State Warriors GSW

-

Oklahoma City Thunder OKC

-

Minnesota Timberwolves MIN

-

Miami Heat MIA

-

Washington Wizards WAS

-

Milwaukee Bucks MIL

-

Los Angeles Clippers LAC

-

San Antonio Spurs SAS

-

Sacramento Kings SAC

-

Portland Trail Blazers POR

-

Los Angeles Lakers LAL

-

Serie A
Inter Inter INT

-

Roma Roma ROM

-

Valentino Rossi no es de este mundo

Valentino Rossi no es de este mundo

México

Cuando Valentino Rossi debutó en el Mundial de 125cc en 1996, yo llevaba más de un lustro cubriendo para AS los grandes premios de motociclismo. Estaba, por tanto, en aquella su primera carrera de Malaisia y también celebrando su primera victoria en la Republica Checa ese mismo año. Ya entonces se adivinaba que era un piloto muy especial, aunque nadie se hubiera atrevido a pronosticar (yo al menos no) que iba a convertirse en uno de los más grandes de la historia de este deporte, para muchos incluso el mejor de siempre. No me animo a sumarme sin más consideraciones a esa corriente de opinión que le posiciona por encima de cualquier otro campeón, pero sí tengo clarísimo que se erige como una personalidad extraordinaria dentro y fuera de las pistas. Otro dato para constatarlo es que hoy cumple nada menos que 38 años y con la misma ambición de siempre.

Tras su conflicto con Marc Márquez en 2015 hubo quien, desde esa democracia virtual de las redes sociales, me acusó de mostrar una supuesta animadversión hacia el italiano. Entiendo que motivos tendrían para hacerlo y debo respetarlo aunque en modo alguno lo comparta. Me parece un grandísimo piloto y ni siquiera lo que sigo considerando un patinazo en toda regla con su gestión de aquello fue suficiente para hacerme cambiar de opinión. Hizo cuanto hizo precisamente porque mantenía el hambre de triunfo que siempre le ha caracterizado, incluso ahora a una edad en la que debería estar ya pensando, sería comprensible, en la retirada. Pero no. Debo confesar que me hubiera jugado una cena en un buen restaurante a que a estas alturas de siglo no veríamos a Rossi compitiendo. Por suerte no lo hice porque habría perdido y es una estupenda noticia. Su continuidad es oro puro para MotoGP y que conserve ese espíritu luchador merece un reconocimiento incondicional. Ya no he atrevo a decir si será por mucho tiempo (en buena lógica no), sólo que disfrutemos de su talento mientras dure. Así que felicidades y gracias por seguir ahí.

0 Comentarios

Normas Mostrar