El Real Madrid camaleónico y el peso del dorsal de Benzema

El Real Madrid camaleónico y el peso del dorsal de Benzema

Defensa de cinco o de cuatro. El debate sobre el dibujo de Zidane es, como todo lo que le pasa al Real Madrid, exagerado. Es cierto que en Pamplona, después de dos semanas sin competir, se vio a un Madrid vulnerable, con una versión menor de Marcelo, con otro recorrido como carrilero, que solo se reencontró cuando volvió a su trazo habitual. En Sevilla, hasta el autogol de Ramos, el Madrid funcionó a altísimo nivel, con cinco en el fondo. Hay entrenadores que piensan que, en equipos como el Madrid, la defensa de cinco es ficticia, porque se convierte en un 3-4-3 en ataque, o sea muy ofensivo.

La riqueza táctica. No tiene por qué ser de equipo menor adaptarse a los rivales y manejar distintas variantes. Puede que chirríe, por poco habitual, en un equipo como el Madrid, pero, llegado el momento de la verdad de la temporada, con las eliminatorias de Champions y la recuperación de todos los efectivos, Zidane tiene ahora muchos más elementos de juicio para discernir lo mejor para cada partido. Sabe en lo que ha acertado para estar cuarenta partidos invicto y en lo que se ha equivocado, como en la eliminación contra el Celta, para haber aprendido la lección. Ahora, solo le quitará el sueño, dejar fuera de la convocatoria a quienes serían estrellas en otros equipos.

Benzema no es el nueve. La comparecencia de Zizou, sin salirse del carril, dejó una evidencia: lo que valora en Karim Benzema es su capacidad para hacer jugar a los demás compañeros. Para el entrenador, más que el 9 es el 10 del equipo. El problema del delantero francés es que le está faltando un punto de velocidad, sobre todo mental, para marcar diferencias en la definición y en el último pase. Tampoco estaría de más que lo supliese con un mínimo de trabajo defensivo y no, de cara a la galería, sino de cara al equipo. Sobre todo, porque aunque lo más llamativo del Nápoles, el rival de esta noche en el Bernabéu, pueda parecer la velocidad de los tres de arriba, su mejor virtud es su salida del balón.

0 Comentarios

Normas Mostrar