Super Bowl LI: los detalles que dieron la victoria a los Patriots

Super Bowl

Super Bowl LI: los detalles que dieron la victoria a los Patriots

Super Bowl LI: los detalles que dieron la victoria a los Patriots

CJ GUNTHER

EFE

Tres días después de la Super Bowl, y ya en frío, quizá haya llegado el momento de dar un repaso a lo sucedido con un poco más de detenimiento. Y repasar las auténticas claves.

En los últimos días hemos hablado durante horas y horas sobre la increíble remontada de New England, sobre es increíble partido que vimos, sobre el increíble espectáculo... Estamos todos tan boquiabiertos, que hasta nos pareció increíble el show de Lady Gaga. Una noche increíble que nos ha costado digerir. Como veis, todo increíble, increíble e increíble.

Ahora, con más calma, quiero comentar algunos detalles del partido que me parecen decisivos. No tendrán orden ni concierto, los dispararé como una ametralladora, según me vayan saltando a la cabeza. Sin embargo, espero que os sirvan para sacar conclusiones, afinar aún más vuestras percepciones, o incluso dar la vuelta a algunos de los tópicos del partido.

¿Cuál fue la clave del partido?

Por muchas vueltas que le demos, las dos jugadas clave son el sack que sufre Matt Ryan a falta de 8:31 para el final, y el intento de pase en 2º y 11 en la yarda 23 que también terminó en sack, y que sacó a Atlanta de distancia de field goal. El primero fue un error grave de Freeman, que no bloqueó a su hombre, y el segundo un error de la banda, al decidir un pase que ningún aficionado entendió, por poco tiempo que llevara viendo football americano.

¿Jugó el ataque de Atlanta de forma diferente al resto de la temporada?

Se ha hablado mucho de que Atlanta no jugó como todo el año. No estoy de acuerdo. Quizá usara menos formaciones de doble tight end de lo habitual, pero siguió balanceando pase y carrera casi al 50%, intentó abrir el campo como siempre y, además, tuvo mucho éxito casi hasta mediado el tercer cuarto. Creo que criticar el juego ofensivo del equipo hasta ese momento no es justo. Ir ganando 28-3 a New England a esas alturas es una barbaridad. El plan de Kyle Shanahan funcionó a la perfección durante tres cuartos. El problema llegó al final, y también por esas dos jugadas concretas, no por un planteamiento global erróneo.

¿Lanzaron los snaps demasiado pronto al final?

También se ha criticado la gestión del reloj en los últimos minutos. Atlanta no consumía segundos en los snaps, cuando lo que le interesaba era dejar el menor tiempo posible a sus rivales para conseguir la remontada. Fue un despiste, pero más un síntoma de desconcierto que un error clave que pudo decidir el resultado. La suma de los segundos que podía haber gastado, queda más o menos compensada con el minuto final que tuvo Atlanta de posesión y los dos tiempos muertos que le sobraron a los Patriots. Por tanto, ese detalle fue menos decisivo de lo que se está diciendo.

¿No funcionó el ataque de Atlanta como se esperaba?

Yo creo que conseguir tres touchdowns en sus seis primeras series ofensivas contra la defensa que menos puntos encaja de toda la NFL significa que funcionaron más que bien. Durante los tres primeros cuartos el ataque de Atlanta respondió de maravilla y no creo que su staff hubiera soñado con estar en esa situación. En el último cuarto todo se vino abajo, pero por culpa de esas dos jugadas clave que marcaron el partido más que por un mal planteamiento global.

¿Por qué estuvo el ataque de Atlanta tan poco tiempo en el campo?

Básicamente porque sus drives fueron muy cortos. Pero no porque jugaran muy vertical, como se está diciendo. Ellos balancearon muy bien pase y carrera durante todo el partido. Es más, si sumamos intentos de carrera y pases salidos del backfield, saldrían 17 lanzamientos a receptores, 3 a tight ends y 23 jugadas a miembros de backfield (Freeman, Coleman y DiMarco). El plan de juego de Atlanta no era vertical, sin embargo, las jugadas que funcionaron fueron pases verticales o carreras de Freeman para muchas yardas. El pase corto brilló casi siempre por su ausencia. Y ahí está la gran discusión. Según unos porque Shanahan formó siempre con demasiados receptores abiertos, según otros porque Patricia la cerró las rutas exteriores con pases rápidos en corto.

¿Por qué no consiguió Atlanta alargar sus drives?

Entre nosotros, un ataque busca el touchdown. Nadie (excepto Belichick) está jugando su tercera serie del partido en una Super Bowl pensando en comerse el reloj. Lo que vale es poner puntos cuanto antes. Atlanta había fracasado en sus dos primeros drives, de pronto le empezaron a funcionar las carreras exteriores y Julio Jones apareció para atrapar dos balones increíbles. Eso hizo que Atlanta anotara en dos series de dos minutos, pero nadie estaba entonces preocupado porque la defensa estuviera demasiado en el campo. Al contrario, estaban encantados porque el plan de juego sí estaba funcionando y sorprendiendo a New England. También hay que tener en cuenta que el ‘pick six’ de Alford eliminó una posesión de los Falcons.

¿Jugó mal la defensa de New England en los primeros tres cuartos?

En mi opinión no. Todo lo contrario. Hicieron un partido magnífico y gracias a eso el ataque tuvo la opción de remontar. Una de las claves, de la que no se ha hablado demasiado, es que de los cinco sacks de New England cuatro fueron en tercer down. Tres obligaron a despejar el balón y el cuarto terminó en fumble recuperado por los Pats. El último sack fue la jugada clave que sacó a Atlanta de distancia de field goal en segundo down. De hecho, uno de los tres que obligaron a despejar también evitó que los Falcons intentaran una patada a palos larga pero factible.

¿Qué sorprendió a New England en defensa?

Sobre todo las carreras exteriores de Freeman. Una consiguió 37 yardas en la primera jugada ofensiva de Atlanta, y otras tres fueron las clave en el primer touchdown del partido. Sin embargo, ese éxito sirvió para que Patricia hiciera su primer ajuste, y en realidad el más importante de la defensa en todo el partido. Desde ese touchdown, el front seven jugó mucho más abierto, despreocupado de un interior de la OL de Atlanta que nunca rindió a su nivel habitual por la lesión de Alex Mack. Tras ese ajuste, los Falcons dejaron de tener éxito por tierra a pesar de que siguieron insistiendo con la carrera.

¿Tan importante fue que Alex Mack jugara lesionado?

Para mí, fue el motivo fundamental por el que Shanahan cambió parte de su plan de juego, intentando sacar la batalla del centro de la línea y evitando las carreras interiores. Creo que con Mack al ciento por ciento los Falcons habrían ganado el partido y Flowers no se habría dado un festín con Matt Ryan.

¿Pero los Falcons corrieron poco?

En 2 de las 4 jugadas del 1er drive, 3 de las 4 del 2º, 3 de las 5 del 3º (TD), 1 de las 5 del 4º (TD), 1 de las 3 del 5º, 4 de las 8 del 6º (TD), 1 de las 4 del 7º, 2 de las 3 del 8º, 2 de las 7 del 9º (el del desastre), y ninguna de las 4 del drive final. Como se ve, nunca dejaron de equilibrar el juego salvo en el famoso drive del ‘no field goal’ y la última serie desesperada. Pero casi siempre lo hicieron por fuera.

¿Cómo jugó la secundaria de New England?

En mi opinión jugaron un partido magnífico a pesar de que Matt Ryan completara casi todos sus pases. El motivo fundamental es que los receptores de Atlanta casi nunca recibieron con comodidad, y eran placados nada más conseguir la recepción, sin tener la oportunidad de ganar más yardas. Eso fue siempre un problema para Shanahan, acostumbrado a conseguir enfrentamientos ventajosos y muchas yardas tras la recepción. Tres de los sacks a Ryan llegaron porque no encontró receptores abiertos pese a disponer de tiempo. Mientras Brady abusó siempre que pudo de Jalen Collins y Brian Poole, Matt Ryan no tuvo nunca un cornerback chollo al que quemar.

¿Y dónde quedó el pase corto de Atlanta?

Ese es uno de los temas de debate claves del partido. Para mucha gente Atlanta no intentó esos pases cortos en rutas exteriores al tight end o a corredores desde el backfield con la constancia habitual. De hecho, no formó prácticamente con dos tight ends bloqueando y saliendo después a recibir con ventaja. Eso es cierto, y creo que Shanahan sacrificó en ocasiones ese as de la baraja para tener a Jones, Sanu y Gabriel siempre en el campo con muchas formaciones con cuatro receptores abiertos. Sin embargo, New England consiguió meter mucha presión con solo cuatro jugadores en el frontal, cinco en secundaria, mucha rotación de linebackers y Hightower en todas partes. Entre él y Logan Ryan cerraban una y otra vez las rutas cortas exteriores con una rapidez sorprendente, y amagaban el blitz si tenían oportunidad. Fue muy importante el trabajo de ayudas no solo de Ryan y Hightower, que estaban en todas partes, sino también de Chung y McCourty, que también se multiplicaron sobre todo buscando dobles coberturas que eliminaran las ventajas que intentaban conseguir los Falcons con las rutas de Julio Jones tratando de aclarar el campo.

¿Por qué no arrancaba el ataque de New England?

Brady empezó el partido agobiadísimo, sin tiempo para pasar con comodidad, pese a que casi siempre formaba en shotgun. Y lo que es peor, Blount era incapaz de ganar yardas y dar buenas posiciones a Brady en segunda y corto, que es cuando el quarterback se vuelve imprevisible. Luego Blount sufrió un fumble clave cuando entraba en distancia de field goal, y el drive de la intercepción solo sobrevivió gracias a los holdings de la defensa, ya que Brady lanzó en esa serie sus pases más imprecisos y desquiciados. Además, en la segunda mitad, cuando definitivamente abandonaron las formaciones tras el center y ya solo jugaron en shotgun, los receptores siguieron muy presionados y sin conseguir separación de sus marcadores. Entonces McDaniels comenzó a cantar jugadas desesperadas, como el pase de incompleto lanzado por Edelman. Curiosamente, fue el cuarto down convertido en la yarda 46 propia el que marcó el cambio de tendencia. En ese drive llegó el primer touchdown de NE y el cambio de mirada de Brady, que desde entonces puso la maquinaria a funcionar a todo gas.

¿Por qué se derrumbó la defensa de Atlanta?

Primero por agotamiento. La diferencia de tiempo de posesión fue brutal (40:31 NE, 23,27 ATL). También, como explicó Belichick al final del partido, porque la OL de los Patriots aguantó sin cansarse mucho mejor que el front seven de Atlanta. Porque Brady descubrió que Poole y Collins, cornerbacks de Atlanta, estaban muy cansados y se habían convertido en un chollo, y, por último, porque el miedo escénico pudo con los jugadores y entrenadores de Atlanta, que perdieron la iniciativa.

¿Se puso Atlanta en prevent?

Nunca. Una cosa es que no consiguieran presionar a Brady como al principio, aunque sí consiguieran un sack que limitó un ataque a un field goal cuando ya parecía que el quarterback había metido la quinta marcha. Los Falcons fueron valientes y siguieron igual de agresivos y con el mismo plan hasta la muerte. Y nadie está criticando eso. Al contrario, fue una muestra de carácter de Dan Quinn.

¿Jugó mal Brady hasta el último cuarto?

No lo creo. Su intercepción fue un error claro, pero también un gran acierto de anticipación de la defensa. Casi siempre lanzó pases precisos a receptores muy marcados y muchos de los incompletos no se debieron a drops, ni a tiros malos, sino a aciertos de la secundaria, que estaba siempre muy encima. Es cierto que en la serie de los tres holdings, y en algunos pases aislados de la segunda mitad, cometió errores (como la recepción mágica a Edelman que fue un lanzamiento insensato con el receptor en triple cobertura), pero completó el 69,3% (62 de 43) y de los 19 incompletos más o menos la mitad estaban muy bien tirados. No tuvo culpa del churro a Bennett, que fue un completo con olor a intercepción, porque le golpearon el brazo en el momento que soltaba el balón. Después fue una máquina perfecta en el último cuarto.

¿Mereció Brady el MVP?

James White tuvo la actuación más completa de ningún jugador ofensivo (sin contar quarterbacks) en una Super Bowl y mereció el premio, pero Brady condujo un ataque completo a la perfección cuando a cualquier otro se le habrían aflojado las piernas, y durante tres series ofensivas antológicas. Brady es justo MVP del partido por encima de White.

0 Comentarios

Normas Mostrar