NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

CELTA - REAL MADRID

En Vigo todos hablan de la ‘Gran Quedada’ mañana en Balaídos

La afición se cita mañana, a las 19:30, para recibir al Celta antes del partido. La afición portará bengalas a la llegada del equipo al estadio.

VigoActualizado a
Iago Aspas frente a Sergio Ramos en el partido de ida.
Chema DíazDIARIO AS

Los jefes están concediendo permiso a sus empleados para que mañana salgan antes de hora y así puedan acudir a Balaídos. El murciano Sánchez Martínez pitará el inicio del partido a las 21:15 horas, pero en Vigo el encuentro durará mucho más de noventa minutos. Y es que la afición celeste está citada a las 19:30 horas en los aledaños del estadio para recibir a su equipo en loor de multitudes. Habrá bengalas, bufandas y, sobre todo, mucho entusiasmo. Porque Vigo rezuma ilusión desde lo más profundo de su ría. Después de tres finales perdidas, después de muchas lágrimas derramadas, el celtismo sueña con su ansiado título. Y tanto afición como equipo están convencidos de que una vez tumbado el Real Madrid, ningún monstruo podrá con ellos.

El pueblo vigués está tan entregado a la causa que apenas quedan unas mil entradas a la venta en taquilla. El cartel de ‘no hay billetes’ ya está preparado para colgarse en cualquier momento. La afición no sólo sueña, también está empeñada en participar de primera mano. La ventaja de la ida es significativa, pero en Vigo nadie se fía del Madrid. La ‘Gran Quedada’ será el primer paso del celtismo hacia la conquista. Las peñas también piden al público que entre al estadio un cuarto de hora antes para cantar todos juntos el himno a capela. El tópico de que en el fútbol son once contra once no será cierto esta vez. El Celta tiene refuerzos.

La gran cita. Berizzo quiere hacer saltar la banca y por eso lo apuesta todo a la Copa. Lo promete con palabras y lo demuestra con hechos. En San Sebastián dispuso un equipo repleto de suplentes. De los que jugaron de inicio, mañana sólo repetirán Sergio y Roncaglia. Los demás llegarán descansados a la primera gran cita de la temporada. El Toto ya dijo el pasado sábado que la vuelta en Balaídos será “a vida o muerte”. No ha parado de repetirles a sus futbolistas que están ante un momento único en sus vidas. Pueden ser encumbrados como héroes, convertirse en eternos. Y al grupo no le asusta el reto. Todo lo contrario. “Somos humildes, pero valientes”, declaró Berizzo nada más triunfar en el Bernabéu la semana pasada. Por eso no saldrá a defender la ventaja. Al revés, todavía será más ofensivo. Un delantero, Guidetti, para suplir la baja de un mediocentro, Tucu Hernández. La locura del bielsismo convertida en arte rentable.

Si el mensaje del entrenador es diáfano, no lo es menos el de la plantilla. Ayer habló con rotundidad uno de los capitanes, el portero Sergio, quien despejó todo delirio de grandeza: “Juegue quien juegue, el Madrid siempre será favorito”. Precisamente Sergio es uno de los canteranos que actuará mañana. Hugo Mallo y los goleadores en Madrid, Jonny e Iago Aspas completarán el póker de productos de la casa. Ellos pertenecen a una generación que disfrutó en la grada al EuroCelta de Mostovoi y también lloró en aquella fatídica final de Sevilla hace dieciséis años. Siendo niños, participaban en las quedadas para recibir a sus ídolos. Mañana serán ellos los venerados. Y a través del cristal del autobús observarán como la marea celeste les lleva en volandas hasta el estadio.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?