Temas del día Más temas

Owens, Ali y Michael Jordan, el nuevo espejo de Phelps

matación

Owens, Ali y Michael Jordan, el nuevo espejo de Phelps

Michael Phelps, con su esposa Nicole Johnson y su hijo Boomer.

JEFF ZELEVANSKY

AFP

La estrella mundial de la natación, ahora pretende trascender y convertirse en un símbolo como otros mitos del deporte estadounidense.

Barcelona

"Sigo compitiendo”, anuncia Michael Phelps, acomodado ya en su nueva vida. Pero ahora su afán no está centrado en nadar más rápido que sus rivales, sino en convertirse en un icono mundial para siempre como lo fueron otros estadounidenses como Jessie Owens, Muhammad Ali o Michael Jordan. En este último es en quien se fija el mejor deportista olímpico para que su figura trascienda el deporte, como explica la prestigiosa revista Forbes en su último número, al que AS ha tenido acceso.

Kevin Plank, CEO en Under Armour (uno de los patrocinadores del nadador), afirma que “Phelps tiene un rasgo especial y creo que puede ser el rey de todo lo que se proponga”. El estadounidense, a quien le siguen acompañando los mismos sponsors de los últimos años (gana siete millones de euros al año), creó una línea de bañadores llamado MP. “Me gustaría tener algún día la marca más grande y mejor de la natación”, apostó.

La natación no es el baloncesto, pero el de Baltimore no olvida que las zaptillas y prendas de Jordan generaron 2,8 mil millones de dólares el año pasado. “Ahora no es como en 2012. Tengo más cosas de qué preocuparme: una mujer y un hijo. Me gustan las reuniones, hago preguntas y me implico”, comentó. Al margen de su marca comercial, Phelps también sigue creciendo con su fundación.

Con estos proyectos, Phelps creó el programa IM (las siglas de la prueba de estilos, una de sus favoritas) con el objetivo de que los niños estén “seguros en el agua”. Fue así como Debbie, la madre del deportista, le introdujo en la natación, y así quiere Phelps contribuir al mundo. Este programa cuenta ya con 104 equipos en los 50 estados de los EEUU y otros 176 en otros 33 países: 16.000 niños ya han aprendido a nadar. “Me gustaría que ese número llegue a los 50.000 y pronto a los 100.000. El objetivo es que todos los niños del mundo sean seguros en el agua”, dijo.


Phelps ha ido cuidando su marca. Ahora, tiene previsto viajar a Vietnam, Etiopía, Sudáfrica y hacer una gira por Sudamérica. Carlisle, su agente, no cierra la puerta a su regreso, pero en ¡2024! “¿Y si esos Juegos son en Los Ángeles? ¿Y si hay una vacante en un equipo de relevos?”. Todo en Phelps es posible. Ahora se ha propuesto hacer algo más por el mundo, y situarse a la altura social de Jordan, Ali y Owens.

0 Comentarios

Normas Mostrar