La carta del Santos a Neymar que vale su peso en oro en el juzgado

Grabaciones reveladoras. Globoesporte difundió esta semana unas grabaciones en las que se podían escuchar fragmentos de las declaraciones de Sandro Rosell y de Josep Maria Bartomeu ante el juez Pablo Ruz en el proceso llamado Neymar-1. En ellas, quedaba claro que, además de una pobreza léxica digna de estudio, ambos dirigentes reconocían que habían contactado con Neymar para ficharle fuera del periodo que marca la FIFA, que se circunscribe a los últimos seis meses de contrato del jugador. En base a eso, el Santos tiene desde hace tiempo una protesta elevada ante la FIFA.

Carta en la manga. No obstante, el Barcelona se siente seguro ante esta sospecha que tenía el Santos, que ahora ha quedado confirmada por lo que se escucha en las grabaciones. Tiene el Barça en su poder una carta fechada el 8 de noviembre del 2011 en la que Luis Álvaro de Oliveira Ribeiro, por aquel entonces presidente del Santos, autorizaba a Neymar a negociar “contactos con cualquier entidad de práctica deportiva, nacional o internacional, pudiendo concretar un eventual traspaso a partir del 2014, que es la fecha en la que el jugador tiene compromiso con el Santos”.

Respuesta. Esta carta debería invalidar cualquier iniciativa legal para litigar sobre el contrato de Neymar, pero la directiva actual del conjunto Peixe no lo tiene tan claro. Luis Álvaro de Oliveira dejó a presidencia del Santos poco después de firmar esa carta por motivos de salud y falleció hace dos años. Sus sucesores al frente de la entidad siempre consideraron que esa carta no es válida porque no pasó por junta directiva e incluso insinúan que el expresidente ya fallecido pudo obtener alguna contraprestación económica por redactarla. La impugnaron en las juntas directivas siguientes. No deja de ser un tema de gestión local, pero que afecta claramente a lo que la FIFA, un día u otro, pueda determinar al respecto. Dejando a un lado que esas revelaciones no ayudan demasiado al Barça de cara al Caso Neymar-2 que enfrenta al club con la empresa DIS.

La cuestión moral. Más allá de lo que determinen los jueces en este caso, que por otra parte no deja de ser de lo más habitual en el mundo del fútbol, lo que de verdad sonroja de esas grabaciones es la constatación que pocos días antes de jugar ante el Santos de Neymar, en la final del Mundial FIFA de Japón el Barça pagó 10 millones al jugador. Y eso no es normal.