MVP de la NFL

El póker de candidatos para ganar el MVP de la NFL 2016

Terminada la temporada regular, Matt Ryan, Tom Brady, Zeke Elliott y Aaron Rodgers son candidatos, pero ninguno favorito para ganar el premio al mejor jugador de la liga.

0
El póker de candidatos para ganar el MVP de la NFL 2016
Kevin C. Cox AFP

Cam Newton, Aaron Rodgers, Peyton Manning, Adrian Peterson… En los últimos años, señalar al mejor jugador de la NFL era cuestión de 1 o 2 candidatos, pero siempre con uno bastante superior al otro en las consideraciones. Hace un año fue Cam, antes había sido Rodgers, previo a él, Manning y su récord de pases, precedido de Peterson y una temporada de 2000 yardas.

Este año hay 4 jugadores que podrían llevarse el premio y, guste o no, todos tendrían argumentos para considerarlo justo.

1.- Matt Ryan, Atlanta, Quarterback

El director de la orquesta más entonada de la liga. Una monstruosa constancia que pasa desapercibida por jugar en un equipo que no atrae reflectores ni tiene su sede en una ciudad mediática. Sus primeros rivales de la temporada fueron Tampa Bay, Oakland, Nueva Orleans y Carolina; a todos excepto Tampa Bay, los superó con autoridad. Luego entró a un calendario áspero y salió avante de Denver, perdió por 2 puntos en Seattle con una gran remontada en tercer cuarto y le ganó el duelo de pistoleros a Aaron Rodgers. El último tercio de la temporada se dedicó a aplastar rivales por auténticas palizas. Nunca bajó el ritmo. Terminó segundo en touchdowns, segundo en yardas totales y primero en yardas por pase con 9.2 (Brady 8.2 y Rodgers 7.2).

Ryan reúne todo para ser el MVP: constancia, figura del mejor ataque de la NFL, 2do sembrado en la Conferencia y con un calendario complicado.

2.- Tom Brady, Nueva Inglaterra, Quarterback

El único argumento (y realmente válido) en contra de Tom Brady son los 4 partidos que estuvo suspendido. A pesar de ello y como muchos supusimos, regresó mejor que nunca, demostrando que se tomó la suspensión como un tema personal. Jugó “enojado” en el buen sentido de la palabra y ello provocó que domingo a domingo masacrara a sus rivales como si tuviera a Roger Goodell enfrente. A sus 39 años de edad, luce de 32. A esa edad, ver a Peyton Manning jugar era un dolor, ver a Brady es emocionante, quizá su mejor temporada junto a aquella del 2007. Brady, de hecho, mejoró en aspectos de su juego en los que no eran considerados dentro de sus fortalezas.

Fue el mejor lanzador en pases medios (6 a 15 yardas) y pases largos (16 a 25) de toda la NFL (dato vía Chris Wesseling y footballoutsiders.com) y con ello llevó a su equipo a ganar 11 de los 12 partidos en los que él jugó.

Si se hubiera perdido 2 partidos, darle el premio sería una decisión tan sencilla como respirar, el hecho que sean 4 lo complica. Pero argumentos tiene para llevarse el que sería apenas el segundo MVP de su carrera.

3.- Ezekiel Elliott, Dallas, Corredor

Todo lo que se tenía pronosticado sobre él, lo cumplió e incluso lo excedió. El rumor era que desde Adrian Peterson, ningún corredor proyectaba una carrera tan ilustre y así ha sido. Elliott fue el factor diferencial en una ofensiva que aplanó a sus rivales gracias a su talento. El argumento de “fue gracias a su línea ofensiva” en este caso es inútil. La temporada pasada Darren McFadden también corrió más de 1000 yardas, pero no fue ni por mucho, parecido a la forma en la que Elliott jugó. Cuando los rivales arman un plan de juego para frenar a un jugador y aún así fracasa, es señal que se trata de un super talento y eso es Elliott.

Aún sin jugar en su último partido, Elliott tuvo el título de yardas por tierra con una diferencia de más de 300 yardas sobre el segundo mejor.

15 touchdowns, 1631 yardas, el equipo en su espalda y en su año de novato; 4 argumentos sólidos para que sea suyo el MVP.

4.- Aaron Rodgers, Green Bay, Quarterback

El de Rodgers, puede ser el caso más débil, pero quizá el más impactante. Después de tener un inicio a medio gas y perderse a la mitad de la temporada, recuperó su mejor nivel. En la mala racha que tuvo, afectó demasiado el no tener juego terrestre, una defensa sumamente endeble y receptores que no lograban crear separación de sus rivales, aderezado de un staff de coacheo que generó muchas dudas. A pesar de todo ello, después de la derrota ante Washington, A-Rod volvió a su modo Relax y dijo que solo tenían “que ganar todos los partidos y calificarían”. En ese momento sonaba un poco utópico, más porque él se volvió parte del problema en vez de ser solución. Pero casi como si hubiera jugado mal a propósito, recuperó su mejor nivel, hizo de Jordy Nelson el receptor con más touchdowns de la liga y, efectivamente, como había amenazado, ganó el resto de sus partidos, ganó la División Norte y avanzó a playoffs.

Algunos pensaron que jamás se volvería a ver a aquel Rodgers que ganó el MVP en 2014, pero volvió para esta parte final anotando 15 touchdowns en los últimos 6 partidos por ninguna intercepción.

Si un MVP es elegido por causar un punto de inflexión vital para el bien de su equipo, el elegido debe ser A-Rod.

Los 4 tienen fuertes motivos, quizá el que menos contras tiene es Ryan. Por ello, hace sentido que sea el galardonado, pero la sensación es que con cualquiera de los 4 que lo llegue a ganar, habrá imperado la justicia.