Cowboys 42-21 Lions

Dez Bryant caza Leones con la mano izquierda

Dallas puso a Detroit en serio riesgo de quedar eliminado gracias a otra eficiente labor de Bryant, Elliott y Prescott.

Dez Bryant caza Leones con
la mano izquierda
TOM PENNINGTON AFP

Los Detroit Lions salieron decididos a convertir su duelo de lunes por la noche en un tiroteo en su intento por sellar su boleto a los playoffs.

Entonces, aparecieron Dez Bryant, Dak Prescott y el lado más oscuro de Matthew Stafford para obligar a los Lions a un juego de todo o nada la próxima semana ante Green Bay.

Dez Bryant lanzó un pase de touchdown y atrapó otros dos, tanto el envío como una de las recepciones con la mano izquierda, y la defensiva de los Cowboys contuvo a Stafford en la segunda mitad para asegurar el triunfo de los Dallas Cowboys 42-21 sobre unos Lions que comienzan a repetir su largo historial en el peor momento de la temporada.

Detroit anotó en sus primeras tres series ofensivas, todas por la vía terrestre, y no tuvo nada más que presumir para inyectarle un soplo de vida a los Washington Redskins, que gracias a las dos derrotas consecutivas de los Lions están, nuevamente, en control de su destino rumbo a postemporada.

Prescott lanzó tres pases de touchdown, el segundo de ellos una vistosa espiral de 25 yardas que Bryant aseguró exclusivamente con la mano izquierda para empatar el encuentro a 21 con 1:04 por jugarse en la primera mitad y de ahí los Cowboys tomaron el control.

Tras el descanso, Stafford tomó su peor decisión en mucho tiempo al escapar la presión por el lado derecho, plantar los pies y lanzar un pase que rebotó en Brandon Carr para caer suavemente en las seguras manos de J.J. Wilcox.

De ahí, un castigo de interferencia de pase puso el balón a distancia para que Ezekiel Elliott consiguiera su segundo touchdown del encuentro, un acarreo de una yarda para que los Cowboys tomaran ventaja definitiva de 28-21. Con esa anotación, Elliott llegó a las 16 en la temporada, para imponer una nueva marca de la franquicia para un novato.

Elliott, quien no jugó durante el último cuarto de un encuentro ya decidido, finalizó con dos touchdowns, incluyendo una escapada de 55 yardas en el primer cuarto, y 80 yardas en 12 acarreos para alcanzar las 1,631 y colocarse como tercero en la lista de más yardas para un corredor novato en la historia.

La puntilla para los Lions vino una serie y 95 yardas después, cuando Bryant corrió una reversible y lanzó un pase con la mano izquierda a Jason Witten para un touchdown de 10 yardas, el primer envío anotador en la carrera del polémico receptor.

Bryant cerró la pizarra con una recepción de 19 yardas con 12:12 en el reloj para que los Cowboys llegaran a 13 victorias por tercera ocasión en su historia y primera vez desde 2007.

Por un momento no parecía tan sencillo. Zach Zenner consiguió 62 de sus 67 yardas por tierra en las tres primeras series ofensivas de los Lions, incluyendo touchdowns de siete y cinco yardas, y Stafford agregó otra anotación en carrera de una yarda para que Detroit tomara ventaja de 21-14 con 13:32 en el segundo cuarto. Sin embargo, no pudieron mantener el ritmo ofensivo y pusieron en riesgo su primer viaje a playoffs desde 2014.

Para Prescott fue otra actuación destacada, con 15 completos de 20 intentos, incluyendo un pase de touchdown de 21 yardas a Bryce Butler para inaugurar la pizarra, para igualar a Ben Roethlisberger con la mayor cantidad de triunfos para un quarterback novato.

De la manera en que se ha expresado Jerry Jones, todo indica que no habrá descanso a los titulares y tendrá la oportunidad de romper la marca el próximo domingo en Filadelfia.