...y el baloncesto descansó

Con la llegada de la Nochebuena y el día de Navidad, el baloncesto descansa. Que haya unos días sin baloncesto es noticia, porque esta temporada se ha propuesto hacer la competencia al fútbol, y las competiciones se suceden: Liga, Euroliga, Eurocup y Champions. El baloncesto ha pasado a jugarse en Europa, y más concretamente en España, a ritmo NBA. Mientras aguante... Al entendido le entusiasmará, pero al aficionado tanto partido quizá le reste interés. La prueba es que ninguna cadena de televisión en abierto puja por el baloncesto. ¡Y no será por falta de partidos! Por el parón de estos días, esta semana ha habido cuatro días de Euroliga seguidos, y la próxima semana habrá Liga martes, miércoles, jueves y viernes, y estos dos últimos coincidirán con otros de Euroliga.

Ahora mismo la saturación de baloncesto es un hecho. Los clubes se han metido en una espiral peligrosa. La moda es tener dos buenos jugadores por puesto, incluso tres, y es necesario amortizar los gastos de la plantilla. ¿Cómo? Con más partidos. Para soportar los clubes una larguísima temporada, se ha ido al modelo NBA: mucho espectáculo y poco en juego. Eso será lo que gusta en EE UU, pero no aquí. Aquí el espectador necesita dramatismo, un vencedor y un vencido, partidos de alta intensidad, no jugar un día sí y otro también. Como esa presión es difícil de aguantar tanto tiempo, lo que ha hecho el baloncesto es descafeinar sus competiciones, a excepción de la Copa. Así los clubes pueden aguantar sin crisis tal catarata de partidos. Ya ven, que haya unos días sin baloncesto es noticia.