Su Majestad el Pase

Muy especial ciudadano este Leo Messi. ¿E Iniesta? Tan especial como él. La diferencia entre uno y otro es esa gracia picassiana para acabar el cuadro. Iniesta es la razón, Messi es la sorpresa. Y los dos se encuentran en el lugar en el que el fútbol apunta a la diferencia: el pase. Esa majestad para dar pases largos la comparte Iniesta con Messi. Cada vez se acercan más a la perfección. Iniesta juega mirando arriba, Messi juega mirando abajo. De las dos actitudes nace la responsabilidad del juego azulgrana. Si ellos no se movieran así este Barcelona sería tan vulgar como todos los equipos que ganan a base de fuerza o de suerte. ¿Dónde está el Messi de los goles? Y de pronto aparece el Messi de los goles, el de los pases. Es un relámpago.

Iniesta es una nube que se desplaza como si no estuviera, y cuando decide pasar diluvia calidad. ¿El Espanyol? Lo siento por Carlos Marañón, pero su equipo no se enteró de la película que se proyectó anoche en el Camp Nou.