New York Giants

La defensa de Giants amargó la vida a Dak Prescott y Dez Bryant

El magnífico plan de juego diseñado por Steve Spagnuolo fue clave en el triunfo de Nueva York sobre Dallas. Gran trabajo de la secundaria local.

La defensa de Giants amargó la vida a Dak Prescott y Dez Bryant

Por segunda vez este año los New York Giants derrotaron a su rival divisional. Al igual que pasó en la jornada inaugural la defensa fue la gran responsable del resultado cosechado. Sin embargo, en aquel ya lejano 11 de septiembre Dak Prescott y Ezekiel Elliott realizaban su debut en la NFL, mientras que el pasado domingo llegaban a la gran manzana con la confianza que da la gran temporada que están realizando. El “game plan” del coordinador de defensa, Steve Spagnuolo, tuvo que ser más creativo esta vez para contrarrestar el juego de los dos hombres más votados para la Pro Bowl.

Contra el poderoso juego terrestre de Dallas los Giants se limitaron a aguantar el tirón. No concedieron ninguna acción superior a las 15 yardas, pero al final Elliott sí consiguió rebasar la barrera de las 100 yardas, por lo que el choque no se decidió ahí. Donde la magia de “Spags” creó problemas en los tejanos fue en la estrategia para confundir y molestar a Prescott en el pocket, especialmente en tercer down. Nueva York utilizó blitz o mandó presión exterior en el 50% de las jugadas de pase de los Cowboys (20/40). Esa cifra ya es considerable, pero palidece en comparación con el porcentaje de blitz en 3er down, 84’6% (11/13).

Con Jason Pierre-Paul lesionado, los Giants sabían que las posibilidades de llegar a Prescott batiendo a su línea de ataque en uno contra uno se reducían mucho. Por eso fueron creativos con el uso de su presión. Muchos “stunts”, muchos amagos de “blitz” en la línea de scrimmage, muchos jugadores viniendo desde fuera para incomodar al quarterback novato. En este tercer down tras el descanso Nueva York envía a dos hombres en blitz desde el mismo lado generando una sobrecarga insostenible para la OL de Dallas. Jonathan Casillas y Olivier Vernon dejan el camino abierto para que Landon Collins quede libre para alcanzar a Prescott. Los Cowboys solo convirtieron 1/15 terceros downs en toda la noche en buena medida por acciones así.



En esta jugada habréis visto también al defensive end Romeo Okwara caer en cobertura. No fue la única vez que lo hizo. Los Giants fueron agresivos en el uso de sus coberturas y no escatimaron esfuerzos para golpear a los receptores tejanos dentro de las cinco primeras yardas permitidas. Eso rompió el timing de Dallas y obligó a Prescott a aguantar el balón esas décimas más que permitieron al “rush” de Nueva York golpear hasta ocho veces al quarterback, su mayor marca en la temporada. Aquí Janoris Jenkins y Devon Kennard se combinan para hacerle la vida imposible a Dez Bryant en su salida al snap. Prescott se ve obligado a aguantar el balón y Okwara acaba alcanzándole y provocando el mal lanzamiento.



Por supuesto no todo fue la creatividad del plan de juego diseñado para la defensa. También los jugadores en el campo resultaron fundamentales con su excelente rendimiento. Ya hemos mencionado a Okwara, que al menos por una noche hizo olvidar a Pierre-Paul. Sin embargo, el héroe de la defensa neoyorkina fue el cornerback Janoris Jenkins. La mayor parte del tiempo viajó con Bryant, tanto en el exterior como en el slot, realizando un férreo marcaje sobre el receptor más explosivo de los Cowboys. En esta jugada vemos claramente como se pega completamente a su par y no cae en absoluto al intento de doble movimiento de Bryant. Sin duda que el fichaje de Jenkins, procedente de los Rams (donde prefirieron quedarse con Trumaine Johnson), el pasado mes de marzo ha sido uno de los grandes aciertos de la agencia libre.



En el vídeo ya habréis podido observar que Prescott renunció a dos claras opciones en la zona media por su fijación para conectar con su receptor número 1. Cuando una defensa llega constantemente al quarterback rival éste acaba por anticipar la presión y tomar malas decisiones. Ése fue el caso con Prescott el domingo. Más de una vez perdió buenas jugadas disponibles por fijación en Bryant o simplemente por una mala lectura de la defensa. Aquí ante la Cover 3 de los locales no anticipa el gran hueco que va a generar para Dez Bryant la ruta profunda trazada por Brice Butler que ocupa al cornerback del lado izquierdo de la defensa y al único safety profundo en la C-3. Con un pocket limpio, Prescott abandona el esquema de rutas de la jugada para realizar un “checkdown” con Elliott fuera del backfield.



Hubo varias jugadas así durante todo el partido, lo que ha provocado un aluvión de reclamaciones en pro de la titularidad de Tony Romo. Antes que realizar tal trascendente movimiento los Cowboys harían bien en recuperar la “zone read”, que tan buenos resultados les estaba dando y que han abandonado en los dos últimos choques. Lo último que debe hacer Dallas es jugar 40 acciones de pase por 25 de carrera en un partido igualado como pasó el domingo. Volviendo a su distribución habitual de juego y con un mejor desempeño de Dez Bryant deberían los Cowboys retomar la senda ganadora.

Para los Giants el encuentro fue la confirmación de lo que veníamos viendo desde hace unas jornadas, la defensa es la que está tirando más del carro y donde están las mayores esperanzas para realizar un viaje largo en los playoffs en el caso de lograr la clasificación.