GIANTS 10 - COWBOYS 7

Los Giants ‘Dez-carrilan' la marcha triunfal de Cowboys

Odell Beckham Jr. tuvo un touchdown de 61 yardas y Dez Bryant tuvo un crucial fumble en la segunda derrota de Dallas ante New York

Los Giants ‘Dez-carrilan' la marcha triunfal de Cowboys
ELSA AFP

Dez Bryant vive para esos momentos, o al menos eso asegura. Con el juego en la línea quiere el balón en las manos. Esta vez, solo le faltó aferrarse a él.

Dak Prescott le entregó el balón para un crucial first down y Bryant soltó el ovoide a 2:25 del final para que los Cowboys vieran rota una racha de 11 victorias al caer 10-7 ante los New York Giants, responsables de los dos reveces de Dallas en la actual temporada.

Los Giants fueron todo lo que han mostrado en la temporada: inconsistentes, erráticos, descuidados y poseedores de la fórmula ganadora contra sus acérrimos rivales.

Eli Manning soltó dos balones, lanzó una intercepción, fue acosado durante gran parte del encuentro y jamás entró en ritmo. Pero solo necesitó de un momento de brillantez: Un pase de 61 yardas a Odell Beckham Jr. con 1:07 en el tercer cuarto para poner a los Giants al frente.

El sprint de Beckham hacia la zona prometida también fue un momento redentor para el controversial receptor, quien por primera vez dejó caer dos balones en su carrera, pero que respondió al llamado dos jugadas después de que Leon Hall interceptara a Prescott.

El duelo de receptores de elite ni siquiera estuvo abierto a debate. Bechkam logró el touchdown que puso al frente a su equipo, mientras que Janoris Jenkins secó toda la noche a Bryant, quien tuvo una recepción en nueve pases. Y esa atrapada resultó fatídica.

Dallas perdió por primera vez desde la semana 1 porque hizo todo lo que no había hecho en ese lapso. Prescott sufrió dos intercepciones por primera vez en su incipiente trayectoria como profesional, Ezekiel Elliott terminó con 107 yardas, pero apenas 21 de ellas en la segunda mitad y los Cowboys apenas convirtieron una de 15 primeras oportunidades.

Prescott completó tan solo 17 de 37 envíos para 165 yardas con un touchdown y dos intercepciones. El pase de anotación vino en un excelente diseño de engaño de carrera y de pase pantalla para encontrar completamente desmarcado a Terrance Williams para el touchdown de 31 yardas a mediados del primer cuarto.

La defensiva de los Cowboys estuvo en la cara de Manning todo el encuentro, lo capturaron en tres ocasiones y lo golpearon en cuatro. La presión fue particularmente eficiente en la primera mitad, en la que los Giants perdieron dos fumbles y se conformaron con tan solo 84 yardas totales.

 Los Giants finalmente encontraron el conjuro con un golpe de suerte. Beckham Jr. juzgó mal una patada de despeje y dejó el balón libre. Pero el bote le favoreció, recuperó el ovoide en su yarda 44 y de ahí partió la ofensiva que culminó con el gol de campo de 39 yardas de Robbie Gould para poner a los Giants en el marcador.

Siete jugadas después vendría la intercepción de Hall en un pase profundo dirigido a Brylant, quien jugó el papel de espectador, para que posteriormente llegara Beckham a hacer lo suyo: acaparar reflectores.