BARCELONA 1 - REAL MADRID 1

Así fue el partidazo de Modric: asistencia, 8 recuperaciones...

El croata volvió a ser pieza clave en la medular blanca. Luka Modric tuvo un 95'2% de acierto en los pases, teniendo el mejor porcentaje de los centrocampistas que salieron de inicio.

Así fue el partidazo de Modric: asistencia, 8 recuperaciones...
Rodolfo Molina

Luka Modric volvió ha realizar una auténtica exhibición en el Camp Nou. El croata fue un jugador clave en la medular blanca, sobre todo en la primera mitad, dónde además de cumplir con su función habitual realizó un fantástico trabajo de Sttoper. Casemiro no estaba al 100%, por ello Zidane decidió dejarle en el banquillo y aunque Kovasic fue titular, el francés optó por colocar a Modric en una posición más retrasada de lo habitual, cumpliendo la función de eje entre la defensa y la zona atacante.

La posición, que recuerda a la que ocupa en Croacia, dejó ver el mejor papel del madridista. Al descanso, Modric se fue con un 100% de acierto en pases. De los 34 que intentó logró finalizarlos todos, un dato espectacular al que sumó seis recuperaciones, gracias a las cuales logró complicar la circulación de balón culé.

En la segunda mitad, con la entrada de Casemiro (minuto 65) Modric adelantó su posición y se olvidó de las tareas defensivas. Pese a ello, logró sumar dos nuevas recuperaciones, sumando un total de 8, las cuales le dejaron como el segundo jugador que más balones robó, superado únicamente por Varane (10). En cuanto a los pases, Modric acabó como el centrocampista titular con mejor porcentaje de acierto. El croata acabó con 59 pases correctos de los 62 que intentó, o lo que es lo mismo, un 95'2% de atino

Campo de calor que muestra el radio de acción del croata durante el choque.

Campo de calor que muestra el radio de acción del croata durante el choque.

Modric culminó su partidazo con la asistencia a Ramos

El cansancio hizo mella en el croata y en los últimos minutos estuvo algo más desaparecido, pese a ello todavía se guardaba un toque de calidad. Al igual que ocurrió en Lisboa, Modric puso un balón parado (en este caso una falta) al corazón del área para que Sergio Ramos hiciese el empate en el minuto 89.