Power ranking

Power ranking NFL semana 12 (2): ¿Un Cowboys vs Raiders?

Pocas cosas más americanas, tan icónicas, como un Dallas contra Oakland en una Super Bowl. Y ahora mismo sería lo más probable.

Power ranking NFL semana 12 (2): ¿Un Cowboys vs Raiders?
Jerome Miron USA Today Sports

EQUIPOS DEL #1 AL #16.

(Mariano #16, Pepe #19, Michel #15, León #21) Hay que ver el miedo que son capaces de infundir con una sola victoria. Que estaban hundidos, jugando de pena, y con sus opciones de playoff alejándose a velocidad absurda. Que todo el mundo les metía cuarenta puntos y por Lambeau ganaban hasta los Colts. Pero es ganar a los Eagles, en un muy buen partido, y poner a toda la NFC Norte a mirar por el retrovisor. El poder de los tiranos, sin duda.

(Mariano #17, Pepe #21, Michel #18, León #19) Marcus Mariota es un QB titular legítimo de esta liga. Y cuidado que no vaya a ser una gran estrella. Si la temporada sirve para eso, aunque sólo sea para eso, en Tennessee pueden estar satisfechos. Pero es que, además, están a medio partido del liderato de división, de los playoffs, y hay más armas a las que aferrarse, como dos tackles ofensivos extraordinarios.

(Mariano #18, Pepe #18, Michel #19, León #20) Tremendo el ataque de los Saints, tremendo Drew Brees, tremendo el año de debut de Michael Thomas. No sé si les va a dar tiempo a llegar, porque tanto Falcons como Bucs están muy fuertes, pero este equipo no se parece gran cosa al de hace un par de meses. Son capaces de dar un susto a cualquiera.

(Mariano #21, Pepe #17, Michel #20, León #18) Joey Bosa es el favorito absoluto para ganar el premio al rookie defensivo del año. Y por buenas razones. Aquellos que pensábamos que su estilo de juego no encajaba especialmente bien en los esquemas defensivos de los Chargers podemos ir pasando por el confesionario para decir un par de cosas y pedir expiación inmediata. Su impacto es similar al que hemos visto en Von Miller, Khalil Mack o Justin Houston; no digo que sea, aún, un jugador de ese nivel, digo que la defensa de San Diego ha visto un aumento en su rendimiento análogo al producido por aquellos otros en sus unidades. Y eso es, sencillamente, oro.

(Mariano #19, Pepe #20, Michel #22, León #17) Batacazo inmenso de unos Texans que no convencen. En absoluto. Y el que menos de todos ellos, Brock Osweiler. Ya hay columnas pidiendo que sea relegado al banquillo… cuanta inocencia: a un tipo que se le da un contrato de cuatro años, con 72 millones, la mitad de ellos garantizados, es intocable en su primer años; probablemente también en el segundo. Es lo que hay: las apuestas hay que pagarlas, que esto es la NFL y no el fútbol europeo, y los errores asumirlos. Osweiler está jugando mal, o muy mal, pero cualquier alternativa a su titularidad, y más en puestos de playoff, sería un tiro en el pie. Hay que aguantar y hacer como que todo va bien. Es lo que hay.

(Mariano #22, Pepe #22, Michel #21, León #22) Se ha acabado (eso parece) una de las grandes historias del año. Los Eagles han durado más de lo que nadie esperaba, Carson Wentz ha sido mejor de lo que se podía suponer en su primer año, pero el circo del drop que es su cuerpo de receptores ha quedado reducido, incluso, a menos que eso. El chaval no tiene armas, así de sencillo, y el resto del (buen) equipo que son, esto es, OL, y una gran defensa, se ha quedado sin gas para este tramo final. Enhorabuena por el esfuerzo, pero ya hay que mirar al año que viene. Y, ojo, que los cimientos son sólidos.

(Mariano #23, Pepe #26, Michel #23, León #24) Llevamos todo el año diciendo que este proyecto se ha acabado porque Carson Palmer está viejo, es un exjugador y recuerda demasiado al que fracasó el año pasado en playoffs. Y todo eso parece correcto. Pero resulta que los problemas de los Cardinals, por desgracia, van bastante más allá, como la calidad general de unos receptores que, ahora mismo, parecen rápidos y poco más. No va a ser una reconstrucción fácil en Arizona.

(Mariano #24, Pepe #24, Michel #25, León #23) Año perdido en Carolina. El partido contra los Raiders fue el testamento perfecto de su temporada: arrasados en la parte importante del partido, asomo de remontada cuando los rivales tienen problemas, y derrota final cuando la gravedad hace su trabajo y vuelve a poner las cosas en su sitio. Necesitan dos tackles ofensivos en la próxima offseason. Que sean tres, por si acaso.

(Mariano #25, Pepe #23, Michel #24, León #25) Les veo aquí hundidos en el power ranking y me pregunto si no tendrán la subida más espectacular de todos los equipos en breve: están a un partido de meterse en playoff y Andrew Luck estaba jugando, hasta la semana que se ha perdido por conmoción cerebral, como el talento que es. No estaría tranquilo de ser los Texans, aunque estén en nuestro #25.

(Mariano #26, Pepe #25, Michel #26, León #27) A partir de aquí empieza la retahíla de desarrapados. De todos ellos los que más ilusión pueden tener por los partidos que quedan son los Rams por el hecho de poder ver a su #1 del Draft, Jared Goff. El otro día fueron atropellados por los Saints, pero el chico pegó varios pases muy notables, sobre todo el del primero de los tres touch downs aéreos del equipo.

(Mariano #27, Pepe #27, Michel #27, León #26) Los Bengals huelen a ciclo finiquitado. No tendría gran sentido que Marvin Lewis continuara en un proyecto que tocó techo el año pasado y que no pudo rematarse en playoff nunca. Un nuevo aire, un nuevo impulso, un nuevo entrenador es necesario para abrir las ventanas de la casa y que se respire otro viento. Reconstruir esa defensa es una urgencia.

(Mariano #28, Pepe #28, Michel #28, León #28) ¿Por qué Todd Bowles no prueba a Bryce Petty o Christian Hackenberg como QBs titulares? No tiene el más mínimo sentido insistir con Ryan Fitzpatrick, que no va a estar ahí el año que viene. Dice el entrenador que igual lo hace cuando los partidos ya no cuenten… ¿se referirá a marzo? Porque, querido Todd, los partidos de los Jets ya no cuentan.

(Mariano #29, Pepe #29, Michel #30, León #29) La avalancha de lesiones de los Bears es cosa fina: ahora Danny Trevathan, fichado en la agencia libre como ‘estrella’ de los Denver Broncos, dice adiós a lo poco que queda de temporada. Otra franquicia que atisba una reconstrucción profunda y que, en su caso, llorará, al menos de momento, el haber dejado escapar a Adam Gase por mantener a John Fox un inútil año más. Errores que se pagan, siempre, en la NFL.

(Mariano #31, Pepe #31, Michel #29, León #30) Hace como un par de meses que Gus Bradley se convirtió en el entrenador de la historia con más porcentaje de derrotas habiendo estado en el puesto más de cincuenta partidos. Desde entonces no ha hecho sino perder, perder, perder y aumentar su leyenda. Decía Bill Parcells que eres lo que tu récord dice que eres, ergo Gus Bradley es el peor entrenador de la historia de la NFL.

(Mariano #30, Pepe #30, Michel #31, León #31) Una cosa positiva tengo que decir de los 49ers, para variar: me gusta lo que veo en su línea ofensiva, y creo que es un equipo que ha ido a mejor según avanzaba la temporada, lo que siempre es buena señal del trabajo realizado. Diría que tiene opciones de acabar la temporada con una o dos victorias más y en el borde del top 5 del Draft. E, insisto, eso es positivo. Acabar con buena nota siempre ayuda al inicio de la siguiente temporada.

(Mariano #32, Pepe #32, Michel #32, León #32) Nunca, jamás, ni en la más profunda de las reconstrucciones, ni en un año que das por perdido allá por marzo cuando empiezas a soltar veteranos a cambio de elecciones del Draft, es tolerable perder doce partidos seguidos en la NFL. Es una temporada muy corta, cada partido tiene un valor individual extremo, y aunque se espere de ti que no seas competitivo, nadie, nunca, jamás, perdona tantas derrotas. Y Hue Jackson y estos jugadores no son una excepción. No está en peligro su puesto, desde luego, pero cada partido perdido es una bofetada. Y duele. Y marca. Y se recuerda.