NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

LA PIZARRA TÁCTICA

Los 3 problemas en la salida de balón del Barça, al detalle

En Anoeta tuvo su peor noche de precisión en el pase en campo propio (216 pases con 81% de acierto). Es su peor dato desde la 2008-09 (95 y  66%, en Málaga con un campo anegado).

Actualizado a

La versión menos reconocible del Barcelona en tiempo naufragó en Anoeta. No hubo rastro alguno de un equipo que estuvo siempre a merced de una Real Sociedad precisa y decidida. Eusebio planteó con atrevimiento la forma de jugar al equipo azulgrana. Presión alta y posesión de balón, las claves de su estrategia. El Barcelona no encontró la fórmula para saltar las líneas realistas y se descompuso en campo propio, incapaz de dar una salida limpia al balón. La Real le obligó a jugar en su terreno de juego y le quitó el balón.

El equipo de Luis Enrique dio 211 pases en campo propio con un 81% de precisión. Es el nivel de acierto más bajo de las últimas nueve temporadas. El peor dato en este apartado databa de un Málaga-Barcelona de 2008 en el que La Rosaleda estaba anegada por la lluvia caída. "A los centrales sólo les he pedido que no jugaran la pelota. Les he dicho que la tiren lejos y que buscasen segundos balones", desveló Guardiola tras el encuentro, que ganó el Barça (1-4).

Las causas

Nula respuesta ante la presión de la Real

La estrategia de la Real de presionar con seis jugadores en campo culé robó la iniciativa al Barcelona. Ante ese panorama, Luis Enrique, tal y como se advirtió durante la retransmisión de televisión, indicó que su equipo buscase la salida en largo. El problema se generaba al buscar Ter Stegen (dio 42 pases, sólo Busquets, Mascherano y Sergi Roberto sumaron más) a los interiores (Rakitic y André Gomes en el primer tiempo, Denis y el portugués en el segundo tiempo). Apenas controlaron ese tipo de balones, robando la Real con facilidad (ver primera imagen). Además, el tridente no apareció en escena, lejos siempre de las zonas de acción donde se desarrollaba el juego (ver segunda imagen).

Busquets, presionado; Rakitic y André, lejos.
Ampliar
Busquets, presionado; Rakitic y André, lejos.
El tridente, desconectado.
Ampliar
El tridente, desconectado.

Sin opciones de pase

"No hemos encontrado pases intermedios y lejanos", se quejó Luis Enrique tras el partido. La posición de los interiores, alejados de la línea defensiva (ver imágenes), alargó demasiado al equipo. La transición ofensiva azulgrana se evaporó. No pisó el área de la Real Sociedad hasta el minuto 41 y acumuló 151 balones perdidos (únicamente ante Celta y Málaga perdió más, 166 y 168, respectivamente), perdiendo la posesión de balón por primera vez este curso (47,7%).

Vacío en la medular
Ampliar
Vacío en la medular
Ampliar

La clave Busquets

No es un secreto el hecho de que no está siendo la mejor temporada de Busquets. Lejos de su mejor forma física y lento en la toma de decisiones, el centrocampista azulgrana no aporta la clarividencia de antaño. En Anoeta estuvo encimado siempre por dos futbolistas de la Real Sociedad cuando se ofrecía en la posición de pivote para liderar la salida. Sumó 10 balones perdidos, algunos de ellos en posiciones delicadas.

Poca precisión de Busquets.
Ampliar
Poca precisión de Busquets.
Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?