INTERNACIONAL

La muerte de Fidel Castro deja huérfano a Maradona

El líder de la revolución cubana ha muerto a los 90 años y con abandona a su gran amigo Diego Armando Maradona, a quien apoyó en todo momento y sobre todo para superar las drogas.

México
0
La muerte de Fidel Castro deja huérfano a Maradona
HANDOUT REUTERS

"Con profundo dolor comparezco para informarle a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10.29 horas de la noche falleció el comandante en jefe de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz", indicó Raúl Castro visiblemente emocionado.

El mandatario agregó que los restos del líder histórico de la Revolución serán cremados según su "voluntad expresa" y que en las próximas horas se ofrecerá al pueblo "información detallada sobre la organización del homenaje póstumo que se le tributará".

"A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos, como prueba de que en este planeta si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan, y debemos luchar sin tregua para obtenerlos", afirmó Castro en esa ocasión.

Castro mantuvo estrechas relaciones con algunas celebridades del deporte, entre las que destacó Diego Armando Maradona, que pisó Cuba por primera vez en 1987. El astro argentino llegó a definir al expresidente cubano como "el más grande de la historia".

Admirador de la revolución cubana, Maradona luce con orgullo en su piel los tatuajes de Castro, (en una pierna) y del 'Che' Guevara (en un brazo).

La amistad entre ambos fue tal que, en enero de 2000, Maradona viajó a la isla para ingresar en una clínica donde tratarse de su adicción a las drogas. Años más tarde, el propio Fidel dio a conocer algunas de las cartas en las que él y el astro argentino intercambiaban sus reflexiones sobre cuestiones políticas.

En el ámbito estrictamente deportivo, el largo mandato de Fidel Castro y de su hermano Rául ha estado marcado por las continuas deserciones de deportistas cubanos, que desde hace décadas aprovechan la participación de Cuba en los grandes eventos deportivos (Juegos Olímpicos y Mundiales, principalmente) para abandonar el país.