Giants 22 – Bears 16

La defensa de los Giants sigue infranqueable una semana más

Los Chicago Bears, que empezaron dominando el partido, fueron incapaces de anotar un solo punto en la segunda mitad tras la lesión de Zack Miller.

La defensa de los Giants sigue infranqueable una semana más
JEFF ZELEVANSKY AFP

En Nueva York vimos al Cutler de las dos caras. En la primera mitad estuvo preciso y letal. Dominante. Con pases potentísimos y una superioridad insultante en el pocker. Buscando en los momentos clave a Zack Miller, convertido en su receptor favorito tras la sanción de cuatro partidos a Jeffery. Pero una lesión del tight end en una de las últimas jugadas de la primera mitad terminó con el aplomo de su quarterback, y con todos los recursos de un ataque que, hasta ese momento, también había arrasado por tierra. Jordan Howard, que en la primera mitad había sumado 72 yardas en 12 carreras, solo consiguió cinco yardas en cinco intentos en toda la segunda parte.

Con ese guión, los Bears, que habían anotado un touchdown de 19 yardas de Miller en la primera serie del partido, un field goal de 40 yardas en su segundo drive, y otro touchdown de carrera de Langford en la tercera posesión, terminaban ahí su aportación al partido. 16 puntos no eran suficientes para sobrevivir frente a los Giants.

Los locales no se amedrentaron con el buen arranque de sus rivales. Jennings conseguía correr algo más de lo habitual, y el ataque aéreo, caótico como siempre, alternaba jugadas extraordinarias con lanzamientos de Eli Manning a ninguna parte. Entre arenas y cal, el propio Jennings anotaba un touchdown de carrera de 2 yardas, y Robbie Gould metía dentro un field goal de 46 yardas. Como sucedió en casi todos los emparrillados, ambos equipos fallaron un extra point (16-9) en la primera mitad, y ahí no acabó al debacle de kickers.

En la segunda mitad, simplemente desapareció el ataque de Chicago. Una vez más, el equipo transmitió fenomenales sensaciones a ambos lados del balón durante dos cuartos, y de pronto se apagó sin que hubiera explicación. Jay Cutler empezó a torcer el gesto al mismo tiempo que le llegaba la presión, y los pases profundos de Eli antes o después terminaban por encontrar objetivo. Cada completo era una puñalada en las aspiraciones visitantes. En las dos primeras series, llegaron dos touchdowns, uno de Tye de 9 yardas y otro de Shepard de 15. El segundo también con extra point fallado, que dejó el marcador 22-16 a falta de cuarto y medio.

El resto del partido, como sucedió la semana pasada con los Giants contra Cinncinati, cuando consiguieron mantener una ventaja de un punto durante el último cuarto, fue un quiero y no puedo de los Bears. Tuvieron el balón en seis series. Cuatro de ellas terminaron en tres y fuera, una cuarta acabó con un field goal fallado de 51 yardas (vaya tarde para los kickers), y la última, a la desesperada, culminó trsitemente con un lanzamiento interceptado a Cutler.

Pero lo peor para Chicago, y lo mejor para Nueva York, es que en ningún momento dieron la sensación de poder remontar. El dominio de la defensa de los Giants fue insultante una semana más. Y si continúa jugando así, estos Giants, por muy irregular que siga siendo su ataque, se convertirán en un rival muy duro si se clasifican para postemporada.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS DEL PARTIDO