NFL

Texans vs. Raiders: No es un lunes cualquiera

No a todos les gustan los lunes, pero el de mañana será memorable, porque la NFL estará de fiesta y será en México.

Texans vs Raiders NFL
CARLOS JASSO REUTERS

Para la NFL. Para México. Para Oakland Raiders. Para Houston Texans. Para un Estadio Azteca que sumará uno de esos momentos más a una larga lista de recuerdos.

Sí, el primer Monday Night Football fuera de territorio estadounidense está a unas horas y no, no es un partido cualquiera, es simplemente un juego histórico

Más de 80 mil mexicanos han colaborado para construir esa historia desde hace semanas, al garantizar el lleno al vender todas sus localidades en cuestión de minutos, literalmente, y provocar una reventa que alcanzó los 50 mil pesos… el equivalente al Super Bowl.

Para México, el resultado podría ser el aspecto menos importante en la novena visita de la NFL al país, desde que iniciaron con esa aventura en 1978 y que repentinamente concluyó en 2005, cuando nuevamente se hizo historia con el primer juego de temporada regular fuera de Estados Unidos o Canadá.

En aquella ocasión los Cardinals de Arizona (5-11) derrotaron 31-14 a los 49ers de San Francisco en aquel mismo escenario. Ahora se trata de dos equipos líderes de sus respectivas divisiones, Raiders (7-2) y Texans (6-3). Día y noche.

Del resultado, dependen muchas cosas, entre ellas que la liga quede lo suficientemente satisfecha para no volver a dejar en una pausa de 11 años a un país con más de 20 millones de aficionados leales. No solo de 17 semanas y playoffs. Fanáticos de 365 días.

En todos los aspectos, para los Raiders, la visita a México luce como un buen negocio: En el papel “sacrificó” un partido de local para emprender esta aventura histórica. Pero el 21 de noviembre de 2016, seguirá siendo el favorito en estadio tan grande y colorido como el que cuentan en California, al ser el quinto equipo más seguido en México, de acuerdo a las oficinas de la liga en este país.

Houston, por otro lado, tiene mucho que ganar y poco que perder. Desde su fundación en 2002 y pese a los esfuerzos y su cercanía con México, ha sufrido por generar afición en nuestro país, algo que podría cambiar radicalmente si, de paso, revierte también una tendencia deportiva en la que ha perdido tres de sus cuatro juegos de visita esta temporada. Todos por al menos 18 puntos.

Los Raiders, equipo de arraigo y abolengo en México, en donde nombres como Marcus Allen, Howie Long o Jim Plunkett tienen un enorme significado, no solo cruzarán los históricos túneles del Azteca como favoritos sentimentales, sino también deportivos.

Con la mejor marca de la Conferencia Americana, Oakland presume una racha de seis triunfos en sus últimos siete juegos, incluyendo los últimos tres. Además, claro, de la quinta mejor ofensiva de la NFL de la mano de una dupla que no va a ningún lado, que no sean los libros de récords, en los próximos años: Amari Cooper y Derek Carr, AC/DC.

Las únicas dos derrotas de Oakland esta campaña han sido ante equipos con marca ganadora (Atlanta y Kansas City), tienen al menos 30 puntos en cinco juegos esta campaña, incluyendo los últimos tres.

Además tiene la capacidad ofensiva para explotar a la defensiva de Houston, que se ubica en el lugar 12 de la NFL en puntos permitidos, una cifra tan engañosa, como su récord de seis victorias ante equipos que se combinan para una marca de 25-30.

La presión estará en Oakland para satisfacer a una vasta afición mexicana, para ejecutar al nivel que se espera de la segunda mejor marca de la NFL. Para detener a Brock Osweiler y Lamar Miller. Para pintar el Azteca de negro y plata. Para que Houston tenga otro problema.

El lunes no será memorable, será histórico. Y el marcador no podrá cambiar nada de eso.