RAPTORS 121-WARRIORS 127

Curry y Durant meten 65 puntos y se imponen a DeRozan (34)

Convincente triunfo de los Warriors para abrir una dura gira por el Este: Green puso la albañilería y Kevin Durant y Stephen Curry, los puntos.
Final en vivo: Cavs vs Celtics, juego 7

Madrid
0
Kevin Durant y Stephen Curry, estelares en Toronto
Vaughn Ridley AFP

Comenzó una gira por el Este de los Warriors que tiene que servir en cierto modo como prueba del algodón. No para saber si los de la Bahía son buenos o no, que eso ya lo sabemos, sino para discernir cómo de buenos son a estas alturas de la temporada (ya están 9-2, por cierto) y después de esa sensación de cierta fragilidad (más de la esperada, al menos) que transmitieron en los primeros partidos de esta nueva era. El arranque era duro y la imagen fue muy buena: en Toronto, ante unos Raptors sólidos como el cemento pero, eso sí, en segunda noche de back to back tras jugar en Cleveland. Cavs y Warriors en dos noches consecutivas y con viaje incluido. Una mala pasada del calendario.

Más allá de eso, un factor de análisis ineludible, los Warriors ganaron de forma convincente y en la visible carretera ascendente que recorren en lo colectivo. Van a más, no podía ser de otra manera. Y están centrando ya sus males en la defensa porque el ataque es demoledor: lideran la liga en anotación (117,4) con un rating ofensivo de 113,4, cerca ya de su marca de la temporada pasada (114,5) y con el tope histórico de los Bulls del 72-10 (115,2) ya en los alrededores. Los Warriors suman cinco partidos seguidos con al menos 30 asistencias y por encima del 50% en tiros. Algo que no lograba nadie desde, otra vez la eterna referencia, Chicago Bulls en 1990. Cada vez más compactos y colectivos, la circulación es más fluida y los tiros más naturales. Stephen Curry (35) y Kevin Durant (30) superaron ambos los 30 puntos, y esa parece una receta de victoria segura para su equipo, incluso en un mal día de Klay Thompson (3/11 en triples, 15 puntos) y con la garantía que supone Draymond Green como turbina, guardaespaldas y chico de los recados.

Green dio el susto de la noche al marcharse al vestuario con un tobillo tocado. Volvió con los Warriors cuatro puntos por detrás y propulsó un parcial de 4-21 para cerrar el primer tiempo (de 49-45 a 53-66). Los Raptors (7-4 tras esta mala pasada del calendario) entraron muy bien en partido (32-22 hasta el 38-34 final del primer cuarto) pero notaron después el peso de la batalla casi recién terminada ante los Cavaliers… y la dificultad de ajustar su estilo al de un rival que resulta imposible cuando fluye: Valanciunas firmó un 6/6 en tiros y Nogueira un +11 en sus minutos en pista… pero Casey no encontró formas de mantener a sus pívots en cancha en cuanto el center de los Warriors era Green o el propio Durant. Ese baile de roles que los Warriors ya están perfeccionando con Kevin Durant a bordo, un ajuste necesario y que todavía necesita tiempo para alcanzar su versión óptima, desmadejó a unos Raptors cansados que lo intentaron durante todo el segundo tiempo (86-92 ante de un triple de Curry para cerrar el tercer cuarto) y que contaron con 34 puntos (un triple, 17/17 en tiros libres…) de DeMar DeRozan: al menos 30 puntos en nueve de once partidos en el inicio de temporada, a la altura de la versión 1987-88 de Michael Jordan.

En el decisivo segundo cuarto (15-32, un compendio de cómo de buenos pueden ser realmente estos Warriors), los Raptors firmaron un 5/24 en tiros absolutamente atrancados (3/19 en acciones individuales). Enfrente, Curry y Durant siguen subiendo revoluciones: el primero terminó con 35 puntos (32,6 de media en los últimos tres partidos), un 10/19 en tiros (3/9 en triples) y 7 asistencias. KD sumó 30 puntos (11/21 en tiros), 6 asistencias y 9 rebotes. Dray hizo el resto: 11 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, tres tapones, dos robos… Iguodala también jugó un partido muy sólido y el rookie Pat McCaw, después de sus problemas de tobillo, ha pasado en la rotación a Ian Clark. O eso parece. Y los Warriors, con sus cuestiones de profundidad y roles en el juego interior pendientes de resolución definitiva, ganaron un partido de primera magnitud y siguen por el Este. Mañana viernes Boston y el sábado Milwaukee. El primer equipo que les ganó la temporada pasada en el Oracle (después de 54 victorias seguidas) y el primero que les derrotó y dejó su récord inicial en 24-0. Siempre hay motivaciones.