DESDE EL BULLPEN

Mickey Mantle es incluso más valioso que el oro

Un cromo de la legendaria estrella del béisbol en los New York Yankees de 1952 puede llegar a valer un millón de euros.

El legendario Mickey Mantle de los New York Yankees sigue batiendo récords, aunque sea gracias a los cromos.

Mencionar el nombre de Mickey Mantle requiere ponerse de pie porque estamos ante uno de los más grandes, si no el que más, de la historia del pasatiempo nacional. Desde 1951 a 1968 el centerfield del Yankee Stadium estuvo ocupado por este formidable jugador que, entre otros galardones, fue seleccionado veinte veces para el partido de las estrellas, fue nombrado tres veces jugador más valioso de la Liga Americana y se engarzó siete anillos de campeón. Tan querido era que, además de formar parte del salón de la fama y tener su número siete retirado en el Bronx, cuando falleció por causa de un cáncer hepático en 1995 todos los aficionados lloraron de pena.

Mantle debutó en las Majors en 1951 con los bombarderos del Bronx. El otoño de ese mismo año, no lejos de allí, Sy Berger, veterano de la Segunda Guerra Mundial, diseñó en la mesa de la cocina de su pequeño apartamento en Brooklyn, junto al novelista y dibujante Woody Gelman, la serie de cromos de béisbol de Topps de 1952.

La primera serie de cromos fue un éxito de ventas y ambos pensaban que con esta serie obtendrían pingües beneficios, pero el interés de los niños se giró hacia el football y las ventas de las dos series siguientes se desplomaron, a pesar de tratar de venderlos en tiendas de caramelos y minoristas, más accesibles para los pequeños. Finalmente, gran cantidad de ellos fueron devueltos por los comerciantes porque nadie los compraba. Incluso los diseñadores no fueron capaces de vender lotes de varios ejemplares por unos pocos centavos

En 1960, la compañía tuvo que hacer hueco en su almacén y alquiló una barcaza que cargó con los excedentes y, en una decisión medioambientalmente más que cuestionable, los arrojó al fondo del Atlántico. Este hecho generó que el cromo de Mickey Mantle de 1952 se haya convertido, para sus afortunados poseedores, en una de las mejores inversiones que han podido hacer en su vida.

Se está subastando un cromo de Mantle catalogado en un 8.5 sobre 10 debido a su dibujo y conservación. Dentro de la escala de calidad de un cromo es un ejemplar más que notable. Desde 2006, el valor de ese cromo se ha incrementado un 201%, algo realmente impresionante si se tiene en cuenta que desde esa fecha el oro se ha revalorizado un 85.2% y el precio medio de la vivienda en Nueva York ha subido el 40%. En la citada subasta, que termina el 17 de noviembre, se espera que el cromo en cuestión alcance un valor de un millón de euros. No hay acción de ninguna compañía que haya producido ese beneficio.

Los cromos son parte de la iconografía americana y los de los Yankees en general y Mantle, Babe Ruth o Lou Gehrig en particular, son mostrados como obras de arte que, para algunos, son más impresionantes que un Picasso. Un comerciante de San Francisco comentaba como un aficionado, ante la severa mirada de su esposa, desembolsó una gran suma de dinero por un cromo del jugador de los Yankees.

Resulta fascinante ver como un cromo que era utilizado por los niños de la época para colocarlo entre los radios de la bicicleta y que el rozamiento emitiera un sonido que simulara el de una motocicleta puede llegar a alcanzar un valor tan desorbitado, otro récord del gran Mickey Mantle.