MEMPHIS GRIZZLIES 94-PORTLAND TRAIL BLAZERS 100

McCollum (37) revienta a los Grizzlies de un gran Marc Gasol

El escolta de Portland Trail Blazers acabó con el equipo de Memphis con 27 puntos en el segundo tiempo. El español anotó 21 tantos y atrapó 3 rebotes.

Madrid
0
C.J. McCollum.
RONALD MARTINEZ AFP

Memphis Grizzlies y Portland Trail Blazers son como el día y la noche. Y este domingo lo demostraron. Los primeros son duros y bastante limitados en ataque, mientras que los segundos son ágiles y con los cañones de Navarone incorporados en la armadura. Por eso, el resultado era predecible: ganó la franquicia de Oregón (94-100) en un partido, que sin embargo, se decidió en los minutos finales cuando McCollum dictaminó que ya valía la tontería de jugar sobre el alambre en Tennessee.

El escolta hizo lo suyo y lo de un Lillard algo más apagado de lo acostumbrado (19 puntos cuando promediaba 34,2 en los seis encuentros anteriores), sobre todo a partir de la segunda parte. La primera fue igualada. Te disparo. Me disparas. Hasta que Conley (16) enganchó un triple en los instantes finales del segundo cuarto para abrir un parcial 13-4 (61-51) que parecía la rampa de despegue para un conjunto de Memphis que vio debutar al desacertado Chandler Parsons (0/8 en el lanzamiento). Con Gasol martirizando tanto la zona de los Blazers como la media distancia e incluso la larga, los Grizzlies daban pasos adelante en busca de su cuarta victoria del curso. Sin embargo, y a pesar de sus 21 puntos y los buenos minutos de Randolph (15) desde el banquillo, la dinamita era demasiada escasa para luchar de tú a tú ofensivamente con los chicos de Terry Stotts: 38,3% en tiros de campo y 23,1% en triples al final del partido.

Sobre todo, si McCollum se hace portador del don. Aquel que le permite llegar al descanso con 10 tantos y en un arranque de locura hacer 27 en los siguientes 24 minutos para un total de 37 (máxima en su carrera) descerrajando 6 triples en 12 intentos. Una locura que primero dejó el inicio del último cuarto en un pañuelo (77-76) y el final imposible para los de David Fizdale con dos lanzamientos exteriores (95-86). Ni la salida de Tony Allen para tapar las grietas que dejaba el escolta fueron suficientes. Los Blazers cogen la cuarta de la temporada y el límite sigue siendo el cielo, claro.