Cam Newton

¡A la cárcel con Cam Newton ya, hombre! O no. O si. O yo qué sé

Cam Newton está siendo el foco de atención de todos críticos de la NFL. A pesar del mal momento del equipo, toda la culpa recae en él.

¡A la cárcel con Cam Newton ya, hombre! O no. O si. O yo qué sé

"La diversión del juego se me está yendo. Honestamente, esta es la realidad. A veces, incluso no me siento seguro". Oye, Cam, para salir a la rueda de prensa y decir esto, mejor no digas nada. Haz como hiciste el día de la derrota frente a los Saints. O mejor aún, huye como hiciste el día de la Superbowl. Tus compañeros no se merecen que salgas a llorar, preocupándote solo por ti. Porque en vez de hablar de lo desastroso que ha sido todo el equipo en lo que llevamos de curso, se habla de lo que tú haces, o dices, que interesa más. Además de ser un niñato dentro del campo con tus bailes, risas y regalos de balón, también lo eres fuera de él.

¿Donde está ese líder cuando el equipo más le necesita? ¿Por qué no actúas como un hombre y te callas? Bueno, no te calles, que no nos gusta que dejes a la prensa sin poder hacer preguntas. ¿Quién te crees que eres?

O si. O no. O yo qué sé

Por cierto, no salgas con el balón corriendo, porque si te golpean es responsabilidad tuya por correr. Y si el golpe es ilegal, lo sentimos, a todos les pasa porque esto es un juego duro y violento. Así que no corras, cambia tu manera de jugar, que tampoco nos gusta. ¿Qué es eso de correr con el balón e intentar ganar alguna yarda de más en vez de hacer un slide? Claro, como eres un jugador físicamente extraordinario, te crees que puedes buscar el contacto.

No, no. No puedes hacer eso porque te vas a lesionar, que nosotros, desde el sofá de casa, lo sabemos y lo tenemos claro. Te estamos avisando. Es por tu bien. Ese bienestar que nos importa un comino, y del que nos reímos, cuando recibes un golpe y te vemos dolorido en el suelo. O cuando te exigimos que te tires de cabeza a recuperar un balón divido cuando te llevan todo el partido zurrando. Es decir, arriesga.

O no. O si. O yo qué sé

Sea lo que sea, te lo mereces. Aquí no se puede sonreir. Ni disfrutar tampoco. Quédate en el pocket que es donde tienes que estar. Por cierto, aprende a pasar, que si no fuera por tu juego terrestre, no serías así de bueno. ¿35 TDs el año pasado y solo 10 INTs, sin ninguna en la red zone? Eso es porque corres muy bien. Y porque tus receptores eran de la élite en la liga, claro.

A lo que íbamos, tienes que quedarte en el pocket para que no te peguen tanto. Y, cuando te zurren ahí porque tú línea ofensiva (más en concreto tus dos tackles) es un desastre, ni te muevas. ¿Que el golpe ha sido ilegal y no se señala como tal? Nada, nada, que a los demás también les dan. Habrase visto cosa igual. A ver si van a poder pegar a las vacas sagradas y a ti no. Ah, ¿que a ellos sí les tiran el pañuelo cuando les dan? Tu tienes cuerpo para aguantar eso y más.

Mejora tus fundamentos y mecánica del pase. Tus porcentajes son de todo menos buenos. Ya sabemos que tu playbook se basa, en su mayoría, en lanzamientos a más de 10/15 yardas (porque lo sabemos todos), pero eso no importa. Pasas mal y punto 

O no. O si. O yo qué sé

Bueno, señorito Cam Newton, ya sabes lo que tienes que hacer. Responde a cada pregunta de la prensa. No te quejes de nada. No bailes cuando anotes. No sonrías. No regales balones a los niños. No corras con el balón. No pases mal. Y, sobretodo, no seas tú mismo. No te puedes vestir así porque no nos gusta. Tienes que ser lo que queremos los demás que seas, ya verás como así te va mejor en la vida. Porque, hasta ahora, te ha ido fatal. De hecho, a mí me va mucho mejor.

O no. O si. O yo qué sé