Broncos 27-9 Texans

Broncos domina a Osweiler en su regreso a Denver

El ex quarterback de los Broncos pagó un elevado precio por haber firmado con los Texans en la agencia libre y lució inoperante el lunes

Broncos domina a Osweiler
en su regreso a Denver
Dustin Bradford AFP

El regreso de Brock Osweiler a Denver resultó tal y como los Broncos lo habían esperado al momento de no ofrecerle el contrato millonario que exigía.

La defensiva de los campeones se encargó de ello.

Trevor Siemian opacó jugada a jugada y pase a pase a su multimillonario predecesor, quien estuvo impreciso, agobiado y simplemente fuera de ritmo en un triunfo de los Broncos 27-9 sobre los Texans de Houston.

Osweiler fue incapaz de montar una sola ofensiva de touchdown, tuvo un fumble infantil en el cuarto final, y aunque solo fue capturado en una ocasión, la defensiva de Denver cumplió su promesa de hacerle una noche muy larga.

Siemian vivió todo lo contrario. Explotó todas las armas que Osweiler despreció al momento de emigrar a Houston a cambio de 72 millones de dólares. Completó tan solo 14 de 25 pases para 157 yardas, incluyendo una espiral de 4 yardas a Demaryius Thomas que colocó el marcador 14-6 en el segundo cuarto.

De la manera en que Osweiler jugó, eso resultaría suficiente. El ex quarterback de los Broncos apenas completó 22 de 41 intentos para 131 yardas, la mayoría de ellas con el encuentro decidido en el cuarto final. Su pase más largo fue de apenas 13 yardas. Además de su inexplicable fumble en el último periodo, cuando soltó el ovoide sin presión y mientras alistaba un pase.

Eso abrió paso al primero de dos goles de campo de Brandon McManus en el cuarto final, de 22 y 32 yardas respectivamente, para poner la pizarra definitiva.

De la manera en que la defensiva de Broncos mantuvo en jaque a Osweiler toda la noche, Siemian no tuvo que hacer grandes cosas. Básicamente entregarle el balón a sus dos running backs, C.J. Anderson y Devontae Booker, quienes fueron una amenaza de fuga durante toda la velada.

Anderson finalizó con 107 yardas en apenas 16 acarreos y un touchdown de siete yardas a inicio del segundo cuarto que le dio a Denver una ventaja que jamás perdería. Booker, entre tanto, aportó otras 83 yardas en 17 oportunidades y su propia visita a la zona prometida en carrera de una yarda para colocar el marcador 21-9.

Lo más extraño es que Houston comenzó el juego ejerciendo un claro dominio, especialmente por conducto de Lamar Miler, quien finalizó con 65 yardas en tan solo 11 acarreos. Los Texans se fueron al frente en el primer cuarto con dos goles de campo de Nick Novak para colocar la pizarra 6-0.

Pero cuando uno visita al campeón, tres goles de campo no son suficiente.

Hoy Brock Osweiler necesitaba demostrarle a los Broncos que habían tomado la decisión equivocada. John Elway salió del encuentro con el triunfo y la razón de su lado. Osweiler, solo con un jugoso cheque.