Tranquilos todos, Nacho tiene fe

El sábado en la noche solamente vimos un equipo en el campo de Santa Úrsula, uno lleno de mexicanos, que arrancó sin sus máximas contrataciones, que jugó con su rival, que corrió a mayor velocidad que los locales y que le propinó un contundente y merecido 3-0 al "festejado". El sábado en la noche, Guadalajara exhibió, como antes también lo hicieron los Tigres, las grandes carencias de un conjunto mal dirigido, sin capacidad de respuesta, iracundo y malcriado, pero no bien trabajado. Pero estén tranquilos, americanistas, pues su entrenador, Ignacio Ambriz, aseguró al final del encuentro que los preparará para llegar a las finales.

"Desde que llegué al América no habíamos jugado tan mal (seguro se olvidó de Tigres, Pachuca, Monterrey, Puebla y el Mundial de Clubes) no jugamos nada bien, el equipo no funcionó. Esta derrota no me va a hacer dudar, voy a preparar al equipo para llegar a las finales", así declaró Nacho en la misma conferencia de prensa en la que el DT rival, Matías Almeyda aprovechó para autonombrarse el personaje más creyente del futbolista mexicano. Claro, contra este América le da para eso y para más; es su momento y el argentino lo aprovechó dentro y fuera de la cancha. Se lo ganó.

Me preguntan muchos americanistas en redes sociales, ¿qué pasará?, ¿por fin se darán cuenta que Ambriz no es el técnico que necesita el América?, ¿crees que los dueños le pidan cuentas a Peláez? Mi respuesta es, no, definitivamente no lo creo.

Azcárraga es el único que puede poner orden en un equipo que insiste en sostener su equivocación original, pero no lo creo, Emilio ha sido muy prudente y le ha dado todo el apoyo a sus dos presidentes, Ricardo Peláez y José Romano, quienes desde la hora cero han manifestado que sostendrán, pase lo que pase, a su entrenador.

Sé que la tristeza, enojo y frustración del americanista tiene las mismas dimensiones que la alegría, satisfacción y esperanza del aficionado al Guadalajara. Pero el asunto es dormir bien, pensar mejor y tomar las decisiones correctas. ¿Quieren "llegar a las finales", como ofrece su DT o quieren volver a ser un equipo protagonista, que impone, que luce y que gana?

¿Tu qué quieres?