JUEGOS | BACH

"Unos Juegos maravillosos en una ciudad maravillosa"

El presidente del COI, Tomás Bach, considera que "hay un Río antes y después de estos Juegos" y que "le ha transmitido al mundo su irresistible manera de vivir".

0
"Unos Juegos maravillosos en una ciudad maravillosa"
Alexander Hassenstein Getty Images

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Tomás Bach, se encargó de cerrar los parlamentos de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos. No pronunció en esta ocasión aquella frase tan manida de “fueron los mejores de la historia”, pero sí hizo un guiño a la ciudad de Río, que finalmente salió del paso pese a todos los problemas que le amenazaban antes de la inauguración. “Fueron unos Juegos maravillosos en una ciudad maravillosa”.

Según Bach, y aunque alrededor de un 65% de la población considera (según las encuestas publicadas por los medios de comunicación locales), que los Juegos no han comportado mejoras sustanciales en la ciudad, “se hablará de que hubo un Río antes de los Juegos y habrá otro Río después”. Y prosiguió con su argumentación. “Estos Juegos dejan un legado único para futuras generaciones”.

Sobre el desarrollo de los Juegos, Bach esquivó cualquier asunto controvertido y consideró que “este Brasil unido animó al mundo a través de su irresistible alegría de vivir”. Si hizo referencia el presidente del COI a la “diversidad” de la ciudad, una lección que “nos hace más fuertes si estamos unidos, manda al mundo un mensaje de paz porque juntos podremos mirar más lejos y más alto”.

Quiso Bach, en su breve exposición, tener un detalle para los atletas y los voluntarios, por su “calurosa hospitalidad”, pero sobre todo se refirió a los refugiados. “Nos inspiraron con su talento. Sois símbolos de esperanza para millones de refugiados en el mundo. Llegamos a Brasil sin conocernos y partimos como amigos. Siempre tendréis un lugar en nuestro corazón”.

En una noche pasada por agua, Bach quiso premiar a diferentes organizaciones que ayudan al desarrollo del deporte y de la educación en la ciudad, y que también han colaborado para organizar y difundir el espíritu olímpico. El presidente del COI sí que se despidió esta vez con un tópico: “Bye, bye, Río. Welcome Tokio”. La ciudad japonesa será el próximo destino en 2020.