Río 2016

Los voluntarios mueren por Bolt, pero se les prohíbe interactuar con él

Al grupo de voluntariado se le prohíbe hablar o intentar conseguir una fotografía con la máxima figura del atletismo mundial.

Los voluntarios mueren por Bolt, pero se les prohíbe interactuar con él
ADRIAN DENNIS AFP

Usain Bolt causa revolución entre los aficionados, la prensa e incluso los voluntarios, pero no todos pueden interactuar con el 'Rayo'. Los voluntarios tienen prohibido acercarse a la estrella del atletismo, ni para una foto ni para un saludo; están privados de todo contacto más allá de verlo pasar a escasos centímetros. A diferencia de la prensa, que tras el primer oro de Bolt en Río 2016, muchos se hicieron 'selfies' con el hombre más rápido del mundo.

Toda moneda tiene dos caras y la de los voluntarios es ver a las estrellas mundiales del deporte desde bastante cerca, pero sin poder tener un recuerdo para la posteridad con ellos. En conversación con AS, una voluntaria argentina llamada Flavia revela que "Nosotros lo que más podemos hacer es mirarlos al pasar junto a nosotros, ¡y pasan a uno centímetros!, pero tenemos totalmente prohibido hablarles y menos tomarnos una foto ¡Nos matan!".

Las consecuencias no las conocen "pero mejor ni intentarlo, no quiero que me echen y perder esta posibilidad que está increíble. Son bastantes estrictos como para arriesgarse. Mira que yo igual me conformo con ver a Bolt pasar así de cerquita; con eso ya está, me doy por pagada. Es una joya pasar de verlo en la tele a tenerlo así de cerca, con eso yo ya estoy".

Flavia, comenta que ha estado en los partidos de fútbol masculino y femenino, pero que ahí es menos estricto que lo que ha sido estos días con Bolt. "No sé si porque sea él, pero en el fútbol ha sido más relajado. Tampoco es que vamos a molestar a los futbolistas, pero no fueron tan estrictos como aquí en el atletismo donde nos dijeron claramente que no nos acercáramos a Bolt si él no se nos acercaba".

De todas formas la voluntaria argentina dice con toda libertad que el jamaicano "es una buena. No le hablé, obvio, pero se le nota. Siempre está sonriente y se ve que el tipo no tendría problemas en darnos una foto. El asunto es que si uno de nosotros le pide una foto ¿sabes cuántos más van a querer una? ¡Somos un montón! Por eso yo creo que la organización lo hace"

Al final, el viejo preverbio de que "no todo se puede en esta vida" aplica muy bien para lo que sucede con ellos. Tienen a las estrellas mundiales del atletismo muy cerca, pero no pueden permitir que el papel de fanáticos les gane por una foto.