MEXICANOS POR EL MUNDO

Los Dragones pierden media liga y más en Braga

Con goles de Rafa, Hassan y Alan, el Porto perdió ante el Sporting Braga y desaprovechó una gran oportunidad para mantenerse en la lucha por el campeonato.

Los Dragones pierden media liga y más en Braga
MIGUEL RIOPA AFP

El Porto perdió un partido de vida o muerte en Braga. Tras la derrota del Sporting, los Dragones tenían la misión de triunfar en el Estadio Municipal para asaltar el segundo lugar general y prender fuego a la liga portuguesa. No sucedió. Los tantos de Rafa, Hassan y Alan sentenciaron a los blanquiazules que perdieron 1-3 y se quedaron con 55 puntos, a seis del líder Benfica. Héctor Herrera y Miguel Layún salieron de inicio y completaron el partido, mientras que Jesús 'Tecatito' Corona ingresó desde el banquillo al 72'.

Ambos equipos se repartieron opciones de gol muy claras en la primera mitad. Primero, para los Dragones: un impacto de Maxi Pereira que no encontró receptor en el área y luego un tiro libre de Brahimi, por fuera de la barrera, que golpeó en el poste izquierdo de Marafona. Después, para los 'Arzobispos': la sutil vaselina de Pedro Santos se detuvo en el palo derecho de Casillas y el contrarremate de Silva fue detenido por Pereira. 

El Porto no encontró el camino en la segunda mitad. Lo más cerca que estuvo de abrir el marcador fue a través de un disparo bloqueado de Aboubakar. Fueron los locales quienes dieron el golpe en la mesa: centro Silva desde la derecha, falla de Maracano en el despeje y puntilla de Hassan, barrido para convertir el balón muerto en el gol inaugural. Os Arsenalistas estuvieron muy cerca del segundo cuando Rafa, después de un acarreo en el que Layún y Marcano no pudieron alcanzarle, definió al poste ante un Casillas vencido.

La opción errada fue el envión que necesitó el Porto. Acto seguido, Brahimi trazó de tres dedos desde el vértice del área, Herrera controló y disparó, Marafona contuvo y Pereira, atento al rebote, empujó de cabeza el gol de la igualdad.

Cuando parecía que el empate sería definitivo, Djavan perforó el sector izquierdo y, cuando se acercó a la línea final, envió el balón hacia el otro extremo del área, donde Rafa Silva lo empujó. La igualdad fue un espejismo. Sobre la bocina, Alan aprovechó la salida torpe de Casillas y condenó al Porto con un tiro muy lejano ante un marco desguarnecido. El tanto de Alan podría haber sellado el acto de defunción del Porto, a seis puntos de la cima, con solo ocho jornadas por disputar.