REAL MADRID VS ATLÉTICO DE MADRID

La Cibeles mexicana, un trozo de Madrid en plena capital

En el corazón de la Ciudad de México reposa desde 1981 una réplica de la mítica fuente madrileña. También es un centro de celebración de gestas deportivas
Real Madrid-Barcelona: El Clásico en vivo

La Cibeles mexicana, un trozo de Madrid en plena capital
Eduardo López

Una glorieta en el corazón de la Ciudad de México. En ella confluyen calles vibrantes que desembocan en edificios de fachada neoclásica que parecieran arrancados del Paseo de Recoletos. Al fondo, se erigen los imponentes rascacielos del Paseo de la Reforma, el alma financiera de la capital mexicana. En el centro de la rotonda surge la figura esculpida en mármol de la diosa Cibeles, deidad de la fertilidad, la naturaleza salvaje, las murallas, montada sobre un carro del cual tiran dos leones. La postal la reconocerán en Madrid. También en México. 

La 'Cibeles mexicana', situada en la colonia Roma de la capital, a dos cuadras de la Avenida de los Insurgentes, es una réplica ennegrecida de la legendaria fuente que marca el fin del Paseo del Prado e inaugura el Paseo de Recoletos en Madrid. La portentosa escultura y sus chorros de agua a los lados y al frente de los leones fue enclavada en la antigua Plaza de Miravalle, que más tarde fue renombrada como Plaza Villa de Madrid para, finalmente, tomar su nombre actual: "Plaza de la Cibeles". Su inauguración, el 5 de septiembre de 1980, tuvo como maestros de ceremonia al entonces presidente de México, José López Portillo; el alcalde madrileño en funciones, Enrique Tierno Galván; y el regente de la ciudad, Carlos Hank González. El motivo de su instalación, como reza la placa apostada en el frente, es el de fungir como "símbolo de hermanamiento entre ambas metrópolis (México y Madrid)". 

La fuente fue 'donada' (construcción pagada) por la comunidad de españoles residentes en la capital mexicana, con el consenso del ayuntamiento madrileño y de los vecinos de la zona. La circunda un andador peatonal donde hay mesas y sillas a disposición de los transeúntes. Los edificios que la miran de frente, oficinas, restaurantes, bares, terminan de delinear una de las postales más emblemáticas de la ciudad. Hoy día, los mismos vecinos son los encargados de preservarla y de mantener limpios sus alrededores.

Al igual que su símil madrileño, la Cibeles de la Roma es un centro neurálgico de celebraciones deportivas, sobre todo aquellas que protagonizan equipos españoles, tales como la Selección y el Real Madrid. En los festejos suelen congregarse tanto aficionados hispanos como mexicanos. Consue Coto, seguidora mexicana de abuelos españoles que actualmente radica en Madrid, ha asistido a varias de las celebraciones e incluso se ha subido a la fuente, al más puro estilo Casillas: "La última vez que me trepé a la Cibeles a celebrar que España avanzó de fase (en la Euro de 2012), una señora llegó y nos dijo que estábamos locos, que respetáramos. Llamó a la policía pero no nos llevaron". 

¿Madrid o México? A veces es complicado distinguir.