En América no piensan renovar a Moisés Muñoz

¡Qué fuerte! No os vais a creer lo que me dijo un colega esta tarde. Venía a comprar una barra de pan, hacía mazo que no hablábamos y me soltó un bombazo: ¡Moséis Muñoz no seguirá con América!

El tío curra de cerca con la directiva de las Águilas y, con una lagrimilla en el ojo, me confesó lo que le parece una injusticia muy tocha para uno de los ídolos del americanismo.

Ricardo Peláez, mejor conocido como ‘El Presupuesto’, acaba de tomar una de las decisiones más chungas desde que maneja los hilos del club. Ha decidido no renovar a Moisés Muñoz, y veo complicado que le perdone la afición. La gente le ve como el último gran ídolo azulcrema.

Todo se remonta a la final del Clausura 2013 entre Ámerica y Cruz Azul. Faltando segundos para el final, in extremis, Muñoz subió a la portería rival a la desesperada e hizo un cabezazo que cambiaría para siempre la historia del club: hizo posible la prórroga y la victoria.

¡Como para no ganarse el cariño de la hinchada! Y titular del Tri, de cajón.
Pocos saben que a Muñoz no le traga del todo ‘El Pesupuesto’. Sin embargo, el tío ha seguido bajo palos gracias a sus buenas actuaciones. Los errores que ha cometido estos meses, en cambio, han sido determinantes para que el directivo tome la decisión tan jodía.

Hace unos días me pispé de los candidatos para llegar a la portería del América. Uno de ellos fue figura del América y, el otro, se ha negado llegar al Nido en más de una.

Peláez tiene dos opciones: Alfredo Talavera… y el vecino de mi colega Paco en Málaga, el gran Memo Ochoa. El meta del Toluca tiene como novia al América desde hace más de un año.

Tala ha dado largas en más de una ocasión y ha expresado que no quiere saber nada del Nido. Por otro, está Memo Ochoa, que caería la mar de bien en pleno centenario del Club América.

Pero lo del 'rizitos' no está nada claro. Me dijeron que las formas en las que se piró del América en su día no fueron nada buenas.

Antes de pirarse de la tienda, mi colegui me avisó que lo de Moisés Muñoz es un arma de doble filo. Por un lado, la afición se va a echar encima de él pero, por otro, el riesgo puede valerles la pena. Todo sea por tener a un equipo digno e histórico en este año centenario que sólo pasa una vez.