NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

100 HISTORIAS MUNDIALISTAS

El golazo de Archie Gemmill con el que Escocia alcanzó el clímax

En Argentina ‘78, Gemmill anotó un portento de gol ante Holanda que se convirtió en un símbolo popular en Escocia. Incluso apareció en ‘Trainspotting’.

Ciudad de MéxicoActualizado a
El golazo de Archie Gemmill con el que Escocia alcanzó el clímax
Explosión Sandía

El fervor que provoca el fútbol en el Reino Unido es algo único. Razones hay de sobra; una de ellas, y de las más importantes, es que ahí datan los inicios del balompié. Una de las naciones pioneras es Escocia, en donde se juega una de las ligas más añejas del planeta: la Scottish Premiership, fundada en 1890.

A pesar de que hoy en día el nivel del fútbol escocés está muy lejos de lo que sus fanáticos quisieran, la selección del norte de la isla tiene una dilatada historia y es una clásica de las Copas del Mundo (ocho participaciones, aunque nunca ha clasificado de la primera ronda). Hay un nombre que nunca olvidará todo escocés amante de este deporte: Archie Gemmill.

Mundial de 1978. Mendoza, Argentina, el recién inaugurado estadio Malvinas Argentinas. La Selección de Escocia se medía a los Países Bajos. El combinado azul necesitaba una victoria por tres goles para poder avanzar a la siguiente fase de la Copa del Mundo; antes había perdido con Perú y empatado con Irán. El partido, que cerraba el grupo 4 de la contienda, resultó espectacular: un 3-2 de alarido en favor de los británicos, quienes no lograron la hazaña; sin embargo, aquella tarde en Mendoza quedó marcada por ‘El Gol del Siglo en Escocia’.

Con sus goles a los Países Bajos, Archie Gemmill es una leyenda en Escocia
Ampliar
Explosión Sandía

Al minuto ‘68, Archie Gemmill, quien lucía la camiseta número 15, tomó el balón en la banda derecha cerca del área; después de cuatro toques al esférico dejó tirados, de forma impactante, a tres defensores tulipanes. Quedó solo frente al cancerbero Jan Jongbloed y con un sutil toque de pierna izquierda definió de forma magistral para anotar el tercer gol de ‘The Tartan Army’. Fue el doblete de Gemmill, que se sumó al tanto inaugural que había marcado otra leyenda escocesa: Kenny Dalglish. El poema es recordado como una de las anotaciones más bellas en la historia de los Mundiales.

Clímax escocés

Por si aquella jugada no había dado la vuelta al mundo del todo, una película se encargó de hacerlo. Trainspotting plasmó el impacto cultural que tuvo el gol de Gemmill en el imaginario colectivo de la sociedad escosesa. La anotación tiene varias menciones (e incluso aparece) en el filme dirigido por Danny Boile, basado en la novela homónima de Irvine Welsh. Boyle narra la historia de un grupo de amigos jóvenes de Edimburgo sumergidos en la drogadicción.

Trainspotting generó muchas críticas al momento de su estreno, en 2006, sin embargo, al final de todo, es considerada como una película de culto. En una escena, uno de los protagonistas, Mark Renton, a quien da vida Ewan McGregor, expresó después de una relación sexual: “¡No había sentido algo igual desde que Archie Gemmill marcó aquel gol ante Holanda en el 78!”. Durante la secuencia, la acción del mediocampista aparecía en imágenes de archivo alternadas con la actuación de McGregor junto con Diane, interpretada por Kelly Macdonald: un clímax paralelo, tanto sexual como futbolístico.

Y es que aquella anotación fue así. Para todo aquel escocés que lo vio y/o vivió fue un regocijo increíble.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?