Estás leyendo

Dzeko da vacaciones en Roma; Jonathan Dos Santos jugó 90'

VILLARREAL-ROMA

Dzeko da vacaciones en Roma; Jonathan Dos Santos jugó 90'

Dzeko da vacaciones en Roma; Jonathan Dos Santos jugó 90'

Domenech Castelló

EFE

El Roma aplasta al Villarreal en la ida y deja la eliminatoria vista para sentencia con un golazo de Emerson y un hat-trick de la estrella bosnia

Villarreal

El próximo jueves el Villarreal podría ir de vacaciones a Roma. Si hay vuelta será únicamente por compromiso. Emerson y Dzeko le hirieron de gravedad en esta ida con cuatro golazos y con una sensación aplastante de solidez que desaconseja pensar en remontadas. El Submarino confirmó que ha llegado a esta eliminatoria sin sus estrellas a tono y con sus defectos desnudos a la vista, mientras que el equipo de Spalletti lo hace con el pecho hinchado y reluciente en las tres competiciones.

No es que el Villarreal equivocara el planteamiento. Es que le faltó de todo para ejecutar lo ensayado. Salió con demasiada mesura, confundiendo la lección de que las eliminatorias duran 180 minutos con esa realidad que aconseja apretar en casa para poder ir a domicilio de visita vivo. Le faltó alegría y madurez. En el primer tiempo no tiró entre los tres palos. En defensa, estuvo firme. Pero sólo en el arranque. A partir de ahí no dio con la tecla. Arrastró tres problemas y jamás encontró soluciones. El primero, la obsesión de jugar con los bandas a pierna cambiada. El plan le da más posesión y alternativas cuando el balón es suyo, pero sin él no hace más que condenar las contras. Jonathan en la izquierda y Castillejo en la derecha ni desbordan ni centran. El segundo es que Bakambu y Sansone no maridan. No se complementan. Se estorban. El primero no es el que era y el segundo ha perdido fuerza: mes y medio sin gol. Y la tercera piedra en el camino fue un ajuste de cuentas a destiempo. Soriano, expulsado en Liga, fue castigado al rincón de pensar. Y el equipo (y me da que Roig) añoró su calidad. Mal día para prescindir del fichaje más caro de la historia del Submarino.

Con este panorama el Roma sólo le hizo falta contener y esperar un error ( o varios) o una rendija (o socavón) por la que colar a El Shaarawy y explotar las virtudes de Dzeko. Gozó de una buena ocasión en el 30’, pero fue dos minutos después cuando encontró petróleo. Castillejo perdió un balón víctima de su obsesión por regatearse a sí mismo y puso a Emerson una alfombra roja hacia el área. Lo que sucedió después fue lo impensable. Aunque también lo más común cuando el que ha fallado reza para que su metedura de pata quede en una anécdota: el lateral del Roma, zurdo elevado a la enésima potencia, puso el balón en la escuadra con la diestra.

El Villarreal se fue al descanso acomplejado. Su gran intensidad no le valía ni para hacer cosquillas al rival. Sin embargo, regresó revitalizado. Con otra convicción. Bakambu, Mario, Castillejo y Trigueros gastaron sin éxito buenas balas ante un Roma fácil de desestabilizar por momentos. Sin duda el panorama había cambiado con media hora por delante. El mayor ritmo propicio más idas y venidas. Así que Spalletti metió a Salah en el 62’ para este nuevo juego a la contra. Y con este simple movimiento devolvió la rutina inicial y cambió el partido. Un balón en profundidad hacia el revulsivo sirvió para que éste centrara en busca de Dzeko. El bosnio hizo el resto. Con su frialdad de siempre. Burló a Musacchio con la cintura y marcó con un zurdazo certero. No es casualidad que Monchi, el del ojo prodigioso, siempre haya soñado con él. El resto fue un ejercicio de impotencia del Submarino, en el que Dzeko aprovechó en el 79’ y en el 86’ para sonrojar al Villarreal con dos acciones de delantero de tronío y para tachar otra de las pocas vidas que Escribá tenía ya.

Bruno: "Es un mal trago que hay de pasar"

Palo: Creo que hay poco que decir, lo hemos visto muy claro. Una gran decepción para nosotros. El 0-1 nos sacó del partido completamente. No es excusa, porque un gol no nos puede mermar tanto.

Segunda mitad: Empezamos bien, salimos a tope, intentado encerrarles en su área. Pero si no se meten goles, es complicado.

Falta de gol: Es cosa de todos. No es solo cuestión de los delanteros. Es cuestión de llegar más y crear más ocasiones.

¿Eliminatoria sentenciada? Iremos a competir al máximo y sacar al orgullo. Intentaremos ganar ese partido como sea. Es un mal trago que hay que pasar.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar