OPINIÓN

Xavi y el síndrome de la clase alta

En su entrevista a El País, llama la atención su falta de empatía para entender a aquellos que no tienen la fortuna de poder jugar el fútbol que a él le agrada.

MATALLANAS

Aproximarse a los que ganan

Esa fue la declaración de intenciones de Luis Aragonés cuando tomo las riendas de la Selección el verano de 2004. Y en 2008, después de superar la maldición de cuartos eliminando a Italia en la tanda de penaltis, España volvió a ganar un título, su segunda Eurocopa, 44 años después de haber ganado la primera.