Saúl Ñíguez

JUAN CRUZ

El tercer tiempo

Vi el partido junto a un niño de siete años. La decepción por el gol inglés sumió al muchacho en esa melancolía que conocemos bien los aficionados.