Lenguaje deportivo

CON LA LENGUA FUERA

Pe-ese-ye

Este equipo está gafado en la pronunciación de locutores y comentaristas. No tiene sentido decir una parte de la sigla en español y la otra en francés

CON LA LENGUA FUERA

El gran Matías Prats

Su riqueza léxica acompañó a quienes aprendíamos a hablar y a pensar. No le faltaban el humor y la ironía, sobre todo en sus narraciones para el NO-DO.

CON LA LENGUA FUERA

Potencialmente peligroso

Todo lo peligroso es potencial, y por eso los comisarios del Dakar incurrieron en pleonasmo. “Los defectos de forma alegados por Sainz podrían añadir los de lenguaje”.

ÁLEX GRIJELMO

Guardametas glotones

El Diccionario no recoge significados que respalden una oración como “se la come el portero”. No estamos ante un problema de incorrección, sino de estilo.

CON LA LENGUA FUERA

Centrocampistas o medios

Esa línea ha acogido palabras en español como “medio centro”, “centrojás”, “jases”, “volantes”, “carrileros”... Quizá eso de “medio” suene antiguo, pero el fútbol de hoy incorpora con naturalidad los términos clásicos

CON LA LENGUA FUERA

Marchamo de gol

La acentuación esdrújula “márchamo” no es correcta. Esta palabra procede del árabe, donde significaba “hierro para marcar”

CON LA LENGUA FUERA

Sonora pitada

Se trata de un pleonasmo como “hoguera de fuego” o “aro redondo”. Es más ruidoso un pitido que un silbido, y por eso no decimos “silbada”.

CON LA LENGUA FUERA

Gol fantasma

Esta expresión empezó a usarse en los años cuarenta del siglo XX. Es perfectamente correcta, pero el Diccionario de la Academia no la recoge.

CON LA LENGUA FUERA

Balón, pelota, pelotón

En los años cincuenta se decía “jugar al balón”, antes de que se impusiera el anglicismo “fútbol”. También se empleaba “pelotón”, como en la famosa frase de Belauste en 1920.

CON LA LENGUA FUERA

El piscinazo y el clavado

El sufijo “-azo” ha sido muy fecundo en el lenguaje periodístico. En México y Argentina se dice “alberca” y “pileta”, un freno para la expresión española.

CON LA LENGUA FUERA

El ‘París San Yermén’

La pronunciación más aproximada de “Germain” no es la que suelen usar los periodistas. Lo curioso es que en la mayoría de los casos se dice bien “San” (por Saint)

ÁLEX GRIJELMO

La squadra azzurra

El sobre nombre de la selección de Italia significa “el equipo azul” pero en italiano también existe “blue”. El genero de ‘squadra’ influye en el artículo que precede a los nombres de equipos transalpinos

ÁLEX GRIJELMO

El boxeo da que hablar

El boxeo ha brindado muchas metáforas al resto de los deportes, y a la vida misma. Así, uno puede estar “contra las cuerdas” si se encuentra en un aprieto.

ÁLEX GRIJELMO

Al trantrán

La expresión no figura en el Diccionario, pero se usa mucho en el lenguaje del deporte. Significa hacer algo dejándose llevar, sin interés, sin esfuerzo.

CON LA LENGUA FUERA

Finalísima europea

Este término puede proceder de la antigua Copa Davis, en la que se disputaban finales previas de zona. La palabra suena muy vendedora, y sirve de reclamo periodístico y deportivo.

ÁLEX GRIJELMO

Instinto asesino

El lenguaje de cierta violencia ya puebla desde antiguo el vocabulario del deporte. Se dice “cañonazo”, “cañonero”, “obús”, “disparo”, “bombear”, “asedio”…

ÁLEX GRIJELMO

Por caridad

La anécdota de Federer y Nadal ha contribuido a extender una traducción literal del inglés. Hasta ahora no se decía “partidos de caridad”, sino “partidos benéficos”.

Álex Grijelmo

Emvipí

El léxico del baloncesto va llegando al fútbol y a otros deportes. Los anglicismos crudos se relacionan con el prestigio de todo lo que viene de Estados Unidos.

ÁLEX GRIJELMO

Pírrico triunfo

Este adjetivo no equivale a “pobre”, “despreciable”, “insuficiente” o “escaso”. La palabra procede de Pirro, ganador de batallas que más le habría valido no empezar.

ÁLEX GRIJELMO

Machada” de las mujeres

Según el Diccionario, significa “acción valiente”, pero no define el sexo de quien la desarrolla. Con este adjetivo se da a menudo una contradicción en los términos.

ÁLEX GRIJELMO

Palabras prestadas

Asistencia llegó del baloncesto al balompié, como tiro libre o falta en ataque. El balonmano parece refractario a tomar vocablos del fútbol.

Con la lengua fuera

“Villarato”, un gran hallazgo

El sufijo “-ato” sirve para formar sustantivos que indican dignidad, cargo o jurisdicción. Su aplicación a nombres propios cuenta con los antecedentes de “porfiriato” y “onganiato”.