NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
Jorge Ruggiero

Equipo falta de confianza

Ciudad de MéxicoActualizado a

Nuevamente, Cruz Azul dejó ir puntos en casa, al caer frente al líder de la competencia, Toluca. El desenlace del encuentro se vio encaminado por un par de decisiones arbitrales polémicas, incluyendo la marcación de un penal en tiempo de compensación. La discrecionalidad en la aplicación de los criterios y la a veces, incomprensible participación del VAR, pueden contribuir a que un sector de la afición y parte del plantel, se sientan afectados por el arbitraje. Seguramente, en el transcurso de la semana la atención se focalice en ese punto. Sin embargo, si Cruz Azul debe señalar un responsable de su debacle, primero deberá revisar frente a un espejo.

El uso del VAR puede ser debatible. Los errores arbitrales son imponderables del juego con los que hay que saber lidiar. Pero no se puede negar es que el equipo celeste tuvo en sus pies varias oportunidades para que el desenlace del juego hubiera sido diferente, aún con las polémicas decisiones. Pareciera que los malos resultados obtenidos en las últimas jornadas han ido minando la confianza al interior de la plantilla. La defensa ha recibido siete goles en los últimos dos partidos y siempre que el rival ataca, se percibe peligro. Por otra parte, el aparato ofensivo se ha mostrado errático. Antuna Tabó, Carneiro, Romero y Funes Mori, estuvieron frente al marco y fallaron de maneras increíbles para tratarse de futbolistas profesionales.

La falta de confianza inicia en la Dirección Técnica y permea al resto de la plantilla. El mensaje de credibilidad en los delanteros es tan escaso que, jugando en casa, se optó por jugar al contra golpe improvisando a Cristian Tabó como punta, antes de dar la titularidad a Morales o Carneiro, que son delanteros nominales. Posteriormente, ya con el marcador en contra, Morales no disputó un solo minuto y el uruguayo ingresó al campo a 30 minutos del final. Romero, quien en varias ocasiones ha sido señalado como el más talentoso del plantel, ingresó al campo en los minutos finales sólo para fallar una oportunidad solo frente al marco.

El artículo “Influencias e interacciones entre la genética y el medio ambiente en el desempeño físico deportivo” (González -Revuelta, et. Al, 2013) publicado en la Revista Cubana de Medicina Deportiva y Cultura Física, busca responder a una complica interrogante, ¿Los deportistas nacen o se hacen? En su estudio, se analizan las posibles influencias que podrían tener tanto la carga genérica y como los factores medioambientales en los que se desarrolla un deportista de élite. Por una parte, la importancia de la carga genética como un factor de adaptación al entrenamiento, pero también, reconocen la valía de elementos socioculturales, tipo de actividad física y desde luego, nutrición.

Como una limitante del estudio, se menciona que cada caso puede modificase al incluir variables como la disciplina, los hábitos de vida, el régimen de entrenamiento y desde luego, la dirección pedagógica que contribuya a que el atleta no se frustre en el camino al éxito. Y aquí, es donde el equipo de Aguirre debe de emprender un programa de trabajo paralelo. No bastará con retomar la confianza entrenando más las jugadas de táctica fija y los disparos a gol. Será necesario un acompañamiento psicológico que permita a futbolistas como Antuna, Morales y Romero, retomar la confianza y el nivel futbolístico que han mostrado en otros pasajes de sus carreras.

González-Revuelta, M. E., León-Pérez, S., & López-Galarraga, A. (2013). Influencias e interacciones entre la genética y el medio ambiente en el desempeño físico deportivo. Revista Cubana de Medicina Deportiva y Cultura Física, 3(8), 85-99.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?